¿QUIEN FUE PASCAL?

Principalmente por ser matemático y físico y sus investigaciones y descubrimientos sobre los movimientos de los fluidos. El uso y aclaración de conceptos novedosos para su época como presión y vacío.

También Pascal fue filósofo y teólogo, escritor, le apasionó la historia natural y realizó aportaciones a las teorías probabilistas.

 

Nombre de Nacimiento:

Blaise Pascal, en francés, conocido como Blas Pascal en castellano.

Fecha de Nacimiento:

El 19 de junio de 1623

Fecha de Fallecimiento:

El 19 de agosto de 1662

Lugar de Nacimiento:

Clermont-Ferrand, Francia.

Lugar de Fallecimiento:

París, Francia

BIOGRAFIA:

En 1623 nace en el seno de una familia noble acomodada de Clermont (actualmente llamada Clermont-Ferrand).

Su padre Étienne Pascal ejercía el cargo de magistrado, juez y segundo responsable de la oficina de recaudación de Auvernia. También destacó como matemático.

Su madre se llamaba Antoinette Begon.

Tenia dos hermanas, la mayor Gilberte que es conocida porque escribió la primera biografía de Blas, y la menor Jaqueline, que durante el postparto complicado de su nacimiento Antoinette no se recuperó y falleció (a los tres años de edad de Blas Pascal)

En 1631 se traslada su familia a París, con la visión paterna de que en la capital sus hijos tendrían mejor educación que en Clermont, ya que en su corta edad, Blas destacaba en sus facultades mentales, muy superiores a la media.

Fue su padre personalmente por amor paterno y su percepción de las cualidades de su hijo el que educó e instruyó personalmente a Blas.

En 1640 al ser nombrado su padre Comisario Real y Jefe de Recaudaciones en Normandía se traslada la familia a vivir a Ruan, ciudad de Normandía (Francia).

En 1642 inventa la “Rueda de pascal” o “Pascalina”, que es considerado como una de las primeras calculadoras antiguas.

La Pascalina comenzó siendo solo utilizable para sumas, pero con mejoras en los siguientes años consiguió Blas Pascal que también realizase restas.

En 1646 tras un accidente sufrido por su padre, toda la familia que hasta la fecha no habían sido muy religiosos, se hacen devotos, entrando en contacto con Jansenio, obispo reformista holandés con ideas similares a Calvino.

En 1646 repite con éxito los ensayos para demostrar el “vacío” que tres años antes había realizado Evangelista Torricelli.   Algo considerado hasta entonces como imposible.

En 1647, un año después, es cuando publica sus resultados en el “Tratado sobre el vacío”.

En este año vuelve a vivir con su hermana y padre en París. Es aquí donde sus ideas no son bien recibidas en el campo de la teología, llegando a tener varios encuentros con Descartes.

Estos desencuentros le hacen formular a partir de entonces sus ideas y descubrimientos de forma mas indirecta. Por ejemplo el tratado sobre la presión atmosférica.

En 1648 en el Puy de Dome (volcán cercano a su ciudad natal de Clermont ) demuestra ayudado de su cuñado que la presión atmosférica es dependiente de la altura del lugar.

En este mismo año en otro tratado, fundamenta la Ley de los vasos comunicantes.

En 1651 muere su padre y su hermana Jacqueline entra en un convento.

Es cuando comienza a frecuentar la alta sociedad de Paris, conociendo al duque de Roannez. Con este compartía interés por la filosofía y junto a otros pensadores como Antoine Gombaud, le introdujeron en la filosofía moderna y las bellas artes.

En 1653 escribe el primer tratado en la historia en la cual se habla de la presión atmosférica y se describe la hidrostática.

Los juegos de azar, juegos de nobles de la época, le hacen dedicarse a la teoría de la probabilidad, analizando los juegos de dados.

En 1654 publica otros tratados como el Triángulo de Pascal y el de los coeficientes binomiales en el que de nuevo, por primera vez se formula el principio de demostración por inducción matemática.

Es en este año también cuando en otoño sufre un trastorno depresivo aunque continuó con sus estudios matemáticos y científicos.

En este y siguientes años pasa a dedicarse a su devoción y sus relaciones serán casi únicamente con los ermitaños jansenistas, que eran sabios y teólogos del convento Port-Royal des Champs (situado al suroeste de Paris)

En 1656 y 1657 bajo anonimato relata unos folletos satíricos. Se componen de dieciocho cartas escritas por un personaje ficticio llamado Montalte que viaja a Paris. Y partiendo de las enseñanzas de los jesuitas, este Montalte reducirá al absurdo las enseñanzas aprendidas.

De esta forma Pascal ridiculiza la teología de los jesuitas y sus motivaciones terrenales.

En 1658 calcula la superficie de la Cicloide y el volumen del solido de rotación

En 1959 aparece su Tratado de los senos de los cuadrantes circulares.

En estos años su salud se debilita.

En 1962 funda junto a su amigo Roannez la empresa de carrozas “Las carrozas de cincuenta centavos” que implica el comienzo del transporte publico local de París.

En Agosto de este año enferma gravemente y  con tan solo 39 años muere en París.

 

MAS FRASES DE BLAISE PASCAL:

Las tienes en imagen para poder usar indicando la autoria de saberfrases.com o en texto para una rapida lectura.

FRASES DE BLAS PASCAL EN IMAGENES:

LAS MEJORES FRASES DE :

TAMBIEN TIENES AQUI LAS FRASES EN SOLO TEXTO
  • ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?
  • ¿Es la prisa la pasión de los necios?
  • ¿Por qué la costumbre no es natural? Mucho me temo que la naturaleza no es más que una primera costumbre, como la costumbre es una segunda naturaleza.
  • ¿Puede haber algo más ridículo que la pretensión de que un hombre tenga derecho a matarme porque habita al otro lado del agua y su príncipe tiene una querella con el mío aunque yo no la tenga con él?.
  • ¿que es el hombre dentro de la naturaleza? nada con respecto al infinito. todo con respecto a la nada. un intermedio entra la nada y el todo.
  • ¿Quién se siente desgraciado por no ser rey, sino un rey destronado?
  • ¿Quieres que hablen bien de ti? No hables bien de ti mismo.
  • “¿Por qué me matas? ¿Y qué, no estás al otro lado del agua? Amigo mío, si estuvieras de este lado sería injusto matarte y yo sería un asesino. Pero, como estás al otro lado, esto es justo y yo soy un valiente. ¡Bonita justicia la que tiene por límite un río!”
  • A fuerza de hablar de amor, uno llega a enamorarse. Nada tan fácil. Esta es la pasión más natural del hombre.
  • A la verdad se llega no sólo por la razón, sino también por el corazón.
  • Al no poder conseguir que sea forzoso obedecer a la justicia, se ha hecho que sea justo obedecer a la fuerza.
  • Aquel que duda y no investiga, se torna no sólo infeliz, sino también injusto.
  • Burlarse de la filosofía es ya filosofar.
  • Conocemos la verdad no sólo por la razón, sino además por el corazón.
  • Cuando encontramos un estilo natural nos produce siempre deleite y sorpresa, pues esperábamos ver a un escritor y nos hemos encontrado con un hombre.
  • Cuando leemos demasiado deprisa o demasiado despacio, no entendemos nada.
  • Cuando no se ama demasiado no se ama lo suficiente.
  • Cuando se ama parece que el alma es diferente de la que se tenía antes; que gracias a esta pasión se ha elevado y engrandecido en todos sus sentidos.
  • Cuando todo se mueve al mismo tiempo, en apariencia nada se mueve.
  • Cuando uno se queje de su trabajo, que lo pongan a no hacer nada.
  • Cuanto más hablo con los hombres, más admiro a mi perro.
  • Cuanto más talento tiene el hombre, más se inclina a creer en el ajeno.
  • Debemos creer, no por las pruebas, sino por convencimiento.
  • Dicen que el hábito es una segunda naturaleza. Quien sabe, empero, si la naturaleza no es primero un hábito.
  • Dos extremos: excluir la razón y no admitir más que la razón.
  • El ajedrez es el gimnasio de la mente.
  • El amor no tiene edad; siempre está naciendo.
  • El amor tiene razones que la razón no entiende.
  • El arte de persuadir consiste tanto en el de agradar como en el de convencer; ya que los hombres se gobiernan más por el capricho que por la razón.
  • El arte de revolucionar y modificar los estados consiste en socavar las costumbres establecidas retrocediendo hasta sus orígenes para poner de manifiesto su falta de justicia.
  • El corazón tiene razones que la razón desconoce.
  • El demonio está sobre la lengua del que murmura.
  • El egoísta odia la soledad.
  • El espíritu cree naturalmente y la voluntad naturalmente ama; de modo que, a falta de objetos verdaderos, es preciso apegarse a los falsos.
  • El espíritu y el sentimiento se forman con la conversación.
  • El hombre es incapaz de ver la nada de donde sale y del infinito en el que está lanzado.
  • El hombre es naturalmente crédulo, incrédulo; tímido, temerario.
  • El hombre es una caña, la más débil de todas, pero una caña que piensa.
  • El hombre está dispuesto siempre a negar todo aquello que no comprende.
  • El hombre está visiblemente hecho para pensar. En ello radica su fin y su esencia (…). Pero ¿en qué piensan las gentes?
  • Jamás en esto, sino en bailar, cantar, hacer versos, correr sortijas, construir seres, hacerse reyes sin saber lo que es ser rey y ser hombre.
  • El hombre no es más que una caña, el ser más débil de la naturaleza. Pero es una caña que piensa.
  • El hombre se supera a sí mismo infinitamente porque siempre está en camino hacia la plenitud infinita.
  • El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas. Eso es lo que lo sostiene.
  • El hombre, para sí mismo, es el objeto más prodigioso de la naturaleza.
  • El hombre, por naturaleza, es crédulo, incrédulo, tímido y temerario.
  • El mundo está lleno de buenas máximas y vacío de gente que las aplique.
  • El orgullo contrapesa todas las miserias. O bien las oculta o, si las descubre, se glorifica a sí mismo por haberlas conocido.
  • El pasado y el presente solamente son medio para nosotros: el futuro es siempre nuestro fin. Por eso nunca vivimos realmente, sino que esperamos vivir. Alucinados siempre por esta esperanza de ser felices algún día, es inevitable que no lo seamos nunca.
  • El pasado y el presente son los medios, nuestra meta es el porvenir.
  • El pensamiento es una cosa admirable e incomparable por naturaleza.
  • El placer de amar sin osar confesarlo tiene sus penas, pero también sus dulzuras.
  • El primer efecto del amor es inspirar un gran respeto; se siente veneración por quien se ama.
  • El que cree tener razón entre todas las cosas, la razón de las cosas desconoce.
  • El reposo no es el destino del hombre, y la seguridad es sólo una ilusión.
  • El rey esta rodeado de gente que no piensan sino en divertirlo y en impedir que piense en sí mismo. Porque, por muy rey que sea, es desgraciado si piensa en ello.
  • El silencio eterno de los espacios infinitos me sobrecoge.
  • El tiempo amortigua las pesadumbres y las desavenencias, porque en él cambiamos y nos convertimos en cierto modo en otras personas.
  • El tiempo cura las penas y las injurias porque todos cambiamos y dejamos de ser la misma persona; ni el ofensor ni el ofendido son el mismo.
  • El universo es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.
  • En el corazón de todo hombre existe un vacío que tiene la forma de Dios. Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada. Él puede ser llenado únicamente por Dios, hecho conocido mediante Cristo Jesús.
  • En las religiones es preciso ser sinceros; verdaderos paganos, verdaderos judíos, verdaderos cristianos.
  • En tiempos de aflicción, la física no me consolará de mi ignorancia moral. Pero la moral me consolará siempre de no saber física.
  • Entre nosotros y el cielo o el infierno, no hay otra cosa que la vida, que es la más frágil de todas las cosas.
  • Es más fácil soportar la muerte sin pensar en ella, que soportar el pensamiento de la muerte.
  • Es más hermoso saber algo de todo que saber todo de una cosa; esta universalidad es más bella. Si se pudiera tener las dos, mucho mejor; pero es preciso elegir.
  • Es miserable saberse miserable, pero es ser grande reconocer que se es miserable.
  • Es mucho mejor conocer algo acerca de todo, que acerca de una sola cosa. Lo universal es siempre mejor.
  • Es sin duda un mal, estar lleno de defectos; pero es todavía un mal mayor estar lleno de ellos y no quererlo reconocer, porque es añadir todavía el de una ilusión voluntaria.
  • Es triste ver como los hombres se ocupan sólo de los medios y no del fin.
  • Esforzarse en pensar bien; he aquí el principio de la moral.
  • Estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable no serlo alguna vez.
  • Existen tres medios de crecer: la razón, la costumbre y la inspiración.
  • Hay personas que mienten simplemente por el gusto de mentir.
  • He descubierto que todo el malestar de los hombres deriva de una sola cosa: no saber permanecer en reposo en una habitación.
  • He redactado esta carta más extensa de lo usual porque carezco de tiempo para escribirla más breve.
  • Imaginemos un grupo de hombres encadenados, todos ellos, condenados a muerte, algunos de los cuales son decapitados cada día en presencia de los demás, quienes aguardan, perdida toda esperanza, que les llegue su turno: tal es la imagen de la condición humana.
  • La bajeza del hombre ha llegado hasta someterse a las bestias y adorarlas.
  • La conciencia es el mejor libro de moral que tenemos. Y el que se debe consultar con frecuencia.
  • La contradicción no es una señal de falsedad, ni la carencia de contradicción una señal de verdad.
  • La curiosidad no es más que vanidad. En la mayoría de los casos, sólo queremos saber algo para hablar de ello.
  • La desgracia descubre al alma luces que la prosperidad no llega a percibir.
  • La elocuencia es la pintura del pensamiento.
  • La elocuencia es una pintura del pensamiento, y por esto los que después de haber pintado añaden algo más, hacen un cuadro en lugar de un retrato.
  • La falsa humildad equivale a orgullo.
  • La fantasía es parecida y contraria al sentimiento.
  • La Fe dice lo que no dicen los sentidos, pero no lo contrario de lo que ven. Está por encima de ellos pero no contra ellos.
  • La fe es esto: Dios que habla al corazón, no a la razón.
  • La felicidad es un artículo maravilloso: cuanto más se da, más le queda a uno.
  • La felicidad total del hombre consiste en disfrutar de la estimación de los demás.
  • La filosofía consiste en reírse de la filosofía.
  • La grandeza de un hombre está en saber reconocer su propia pequeñez.
  • La imaginación dispone de todo: hace la belleza, la justicia y la felicidad, es decir, la totalidad del mundo.
  • La justicia sin la fuerza es irrisoria; la fuerza sin justicia es tiranía.
  • La justicia sobre la fuerza, es la impotencia, la fuerza sin justicia es tiranía.
  • La mayor parte de los errores de los médicos proviene no de malos raciocinios basados en hechos bien estudiados, sino de raciocinios bien establecidos basados en hechos mal observados.
  • La mayoría de los males les vienen a los hombres por no quedarse tranquilos en casa.
  • La moral es la ciencia por excelencia; es el arte de vivir bien y de ser dichoso.
  • La naturaleza es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguno.
  • La naturaleza tiene perfecciones para demostrar que es imagen de Dios e imperfecciones para probar que sólo es una imagen.
  • La principal enfermedad del hombre es la curiosidad inquieta de lo que no puede conocer.
  • La razón obra con lentitud, y con tantas miras, sobre tantos principios, que a cada momento se adormece o extravía. La pasión obra en un instante.
  • La reina del mundo es la fuerza y no la opinión; pero es la opinión quien usa de la fuerza.
  • La verdad de la religión estriba en su misma oscuridad, en la escasa luz que tenemos sobre ella y en nuestra indiferencia por esa luz.
  • La verdad es útil a quien la escucha, pero desventajosa a quien la dice, porque lo hace odioso.
  • La virtud de un hombre no debe medirse por su esfuerza, sino por sus obras cotidianas.
  • Las cuerdas que amarran el respeto de unos por otros son, en general, cuerdas de necesidad.
  • Las gentes vulgares no encuentran diferencia entre los hombres.
  • Lo que se ve con frecuencia no maravilla… Lo que nunca se vio, cuando ocurre, se tiene por prodigio.
  • Lo último que se sabe cuando se realiza un trabajo es por dónde empezar.
  • Lo último que uno sabe es por donde empezar.
  • Los extremos se tocan.
  • Los hábitos son una segunda naturaleza que destruye a la primera.
  • Los hombres creen buscar sinceramente el reposo, y en realidad no buscan sino agitación.
  • Los hombres no aman naturalmente sino aquello que puede serles útil.
  • Los hombres son tan necesariamente locos que sería estar loco, con otro género de locura, no estar loco.
  • Los mejores libros son aquellos que quienes los leen creen que también ellos pudieron haberlos escrito.
  • Los que poseen el espíritu de discernimiento saben cuanta diferencia puede mediar entre dos palabras parecidas, según los lugares y las circunstancias que las acompañen.
  • Más fácil es aguantar la muerte sin pensar en ella, que el sufrimiento de morir con ella.
  • Miseria del hombre sin Dios implica felicidad del hombre con Dios.
  • Muy débil es la razón si no llega a comprender que hay muchas cosas que la sobrepasan.
  • Nada es tan insoportable para el hombre como estar en pleno reposo, sin quehaceres, sin distracciones, sin aplicación, sin pasiones. Le domina entonces una sensación de vacío, de impotencia, y cae en la melancolía y el aburrimiento.
  • Nadie habla en nuestra presencia del mismo modo que en nuestra ausencia. La sociedad humana está fundada en este mutuo engaño.
  • Ni la contradicción es indicio de falsedad, ni la falta de contradicción es indicio de verdad.
  • No creo en las revoluciones que cambian el orden de las cosas y no cambian el corazón del hombre.
  • No debo buscar mi dignidad en el espacio, sino en el gobierno de mi pensamiento. No tendré más aunque posea mundos. Si fuera por el espacio, el universo me rodearía y se me tragaría como un átomo; pero por el pensamiento yo abrazo al mundo.
  • No es bueno ser demasiado libre. No es bueno tener todo lo que uno quiere.
  • No es cierto que todo sea incierto.
  • No habiéndose podido lograr que lo justo fuese fuerte, hase hecho que lo fuerte sea lo justo.
  • No hay hombre tan cobarde a quien el amor no haga valiente y transforme en hombre.
  • No hay más que dos clases de hombres: unos, los justos, que se creen pecadores; otros, los pecadores, que se creen justos.
  • No lo buscarías si no lo hubieras ya encontrado.
  • No poseemos la verdad ni el bien nada más que en parte y mezclados con la falsedad y con el mal.
  • No vivimos nunca sino que esperamos a vivir; y disponiéndonos siempre a ser felices, es inevitable que no lo seamos nunca.
  • Nos consolamos con pequeñeces porque son menudencias las que nos afligen.
  • Nos gusta más la caza que la presa.
  • Nuestra imaginación nos agranda tanto el tiempo presente, que hacemos de la eternidad una nada, y de la nada una eternidad.
  • Nuestra naturaleza está en movimiento. El reposo absoluto es la muerte.
  • Nuestro espíritu busca, pero el corazón es el que encuentra.
  • Nuestro instinto nos hace sentir que debemos buscar la felicidad fuera de nosotros.
  • Ordinariamente, uno se convence mejor por las razones que encuentra por sí mismo que por aquellas que proceden del espíritu de los demás.
  • Para medir la virtud de cualquier hombre, no hay que mirarlo en las grandes ocasiones, sino en la vida diaria.
  • Para que las pasiones no nos torturen, obremos como si sólo contásemos con ocho días de vida.
  • Para quienes no ansían sino ver, hay luz bastante; mas para quienes tienen opuesta disposición, siempre hay bastante oscuridad.
  • Para ser dichoso y ser o con toda seguridad es necesario procurar que los demás lo sean también. Tus bienes y tus males dependen en gran medida de aquellos con quienes te hayas juntado. La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume, el respeto la conserva.
  • Pintar el amor ciego es una sinrazón de los poetas; es preciso quitarle la venda y devolverle para siempre la alegría de sus ojos.
  • Pocas amistades quedarían en este mundo si uno supiera lo que su amigo dice de él en ausencia suya, aún cuando sus palabras fueran sinceras y desapasionadas.
  • Ponderemos los riesgos de quien toma el partido de creer en la existencia de Dios. Si gana, lo gana todo. Si pierde, no pierde nada.
  • Por lo común, nos persuaden mejor las razones que uno ha encontrado por sí mismo que las encontradas por los demás.
  • Por muchas riquezas que un hombre posea y por grandes que sean la salud y las comodidades de las que disfrute, no se siente satisfecho si no cuenta con la estimación de los demás.
  • Prefiero equivocarme creyendo en un dios que no existe, que equivocarme no creyendo en un dios que existe. Porque si después no hay nada nunca lo sabré, cuando me hunda en la nada eterna; pero si hay algo, si hay alguien, tendré que dar cuenta de mi actitud de rechazo.
  • Que cada uno en su ley busque en paz su luz.
  • Quien dice agudezas, tiene mal carácter.
  • Quien no ve la vanidad del mundo, es que él es, en sí mismo, muy vano.
  • Ridiculizar la filosofía es ser un verdadero filósofo.
  • Sabed que el hombre supera infinitamente al hombre.
  • Saber más que los otros es fácil… Lo difícil es saber algo mejor que los otros.
  • Se vive solo, se muere solo; los demás nada pueden.
  • Si el artesano estuviese seguro de soñar por espacio de doce horas que es rey, creo que sería tan feliz como un rey que soñase doce horas que es artesano.
  • Si la nariz de Cleopatra hubiese sido algunas líneas más corta, toda la faz de la tierra sin duda hubiera cambiado.
  • Si los hombres supieran lo que unos dicen de otros no existirían en el mundo cuatro amigos de verdad.
  • Si no actúas como piensas, vas a terminar pensando como actúas.
  • Si todos los hombres supiesen lo que hablan los unos de los otros, no habría cuatro amigos en el mundo.
  • Si un artesano estuviese seguro de soñar por espacio de doce horas que es el rey, creo que sería casi tan feliz como un rey que soñase doce horas que es artesano.
  • Sólo conozco dos tipos de personas razonables: las que aman a Dios de todo corazón porque le conocen, y las que le buscan de todo corazón porque no le conocen.
  • Sólo conviene la mediocridad. Esto lo ha establecido la pluralidad, y muerde a cualquiera que se escapa de ella por alguna parte.
  • Sólo se es verdaderamente feliz cuando se sueña con la felicidad.
  • Somos tan desdichados que no podemos encontrar placer en algo sino con la condición de enfadarnos si no tiene éxito.
  • Toda religión que no afirme que Dios está oculto, no es verdaera.
  • Todas las buenas máximas están en el mundo; sólo hace falta aplicarlas.
  • Todas las cosas ocultan algún misterio; todas las cosas son velos que ocultan a dios.
  • Todo nuestro razonamiento se reduce a ceder al sentimiento.
  • Todos los hombres consideran la felicidad como su objetivo: no hay ninguna excepción. Por diferentes que sean los medios que empleen, todos tienden al mismo fin.
  • Todos los hombres se odian por naturaleza unos a otros.
  • Todos los hombres, durante el curso de tantos siglos, pueden considerarse como un solo hombre que subsiste y que siempre está aprendiendo.
  • Un milagro es un efecto que supera la fuerza natural de los medios empleados para realizarlo.

LUGARES PRINCIPALES DEL AUTOR:

Aqui encontraras marcados en el Google Maps las localizaciones mas importantes en la vida del autor, como su lugar de nacimiento, donde vivió o creo sus mejores obras, donde murió y muchas otras más.

 

Navega por el mapa y selecciona los Iconos para saber la ubicación.

Clermont-Ferrand, Francia: Lugar de nacimiento

París, Francia: Lugar de fallecimiento

Ruan, Francia: Pascal se traslada por trabajo a vivir a Normandia.

¡Se te ha gustado comparte en redes sociales!

[Total:17    Promedio:4.8/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest