En esta página vas a encontrar todas las citas famosas y frases de John Fitzgerald Kennedy.    

Vida, biografía y curiosidades te van a sorprender.

A continuación tienes los  datos del autor y en relacionados las frases celebres de muchos otros autores.

¬°Disfruta aprendiendo!

JOHN F. KENNEDY

Que vas a encontrar aqui:

Image Alternative Text:

¬ŅQUIEN FUE JFK?

Por ser el 35¬ļ Presidente de los Estados Unidos de Am√©rica.

Veterano de la Segunda Guerra Mundial y tristemente recordado por su asesinato, disparado y herido de muerte mientras desfilaba por Dallas, Estados Unidos junto a su mujer.

Nombre de Nacimiento:

John Fitzgerald Kennedy

Fecha de Nacimiento:

29 de mayo de 1917

Fecha de Fallecimiento:

22 de noviembre de 1963
A los 46 a√Īos de edad.

Lugar de Nacimiento:

Brookline, Massachusetts, Estados Unidos

Lugar de Fallecimiento:

Dallas, Texas, Estados Unidos

LIBROS SOBRE EL AUTOR:

LOS LUGARES PRINCIPALES EN LA VIDA DE  J.F.KENNEDY

Aqui encontraras marcados en el Google Maps las localizaciones mas importantes en la vida del autor, como su lugar de nacimiento, donde vivió o creo sus mejores obras, donde murió y muchas otras más. Navega por el mapa y selecciona los Iconos para saber la ubicación.

Dallas, Texas, EE. UU: Lugar de fallecimiento

Brookline, Massachusetts, EE. UU.: Lugar de nacimiento

Washington D. C., EE. UU.: Residencia del Presidente

NO DEJES DE VER LOS SIGUIENTES ART√ćCULOS RELACIONADOS:

LAS MEJORES FRASES C√ČLEBRES DE KENNEDY TAMBI√ČN EN TEXTO:

  • El liderazgo y el aprendizaje son indispensables entre ellos.
  • Toda mi vida he sabido protegerme de los expertos ¬ŅPor qu√© habr√© sido tan est√ļpido que les he dejado ahora obrar por su cuenta?
  • A una naci√≥n se la conoce por los hombres que produce, pero tambi√©n por los hombres a quienes honra.
  • Algunas personas ven las cosas como son y preguntan: ¬Ņpor qu√©? Yo veo las cosas como podr√≠an ser y me digo: ¬Ņpor qu√© no?.
  • Amar la lectura es trocar horas de hast√≠o por horas de inefable y deliciosa compa√Ī√≠a.
  • Aquellos que hacen que la revoluci√≥n pac√≠fica sea imposible har√°n que la revoluci√≥n violenta sea inevitable.
  • Aquellos que se atreven a fallar miserablemente pueden tener existo grandiosamente.
  • Cualquier ciudadano que intenta derribar la ley, suprimir la libertad o someter a otros seres humanos a actos que nada tienen de humanos insulta a sus tradiciones, ignora su educaci√≥n y traiciona sus obligaciones.
  • Cualquier sistema de gobierno funciona cuando todo va bien. Pero es el sistema que funciona en los momentos de apuro el que sobrevive.
  • Cuando el poder lleva a un hombre hacia la arrogancia, la poes√≠a le recuerda sus limitaciones. Cuando el poder estrecha el √°rea de las preocupaciones del hombre, la poes√≠a le recuerda la riqueza y la diversidad de la existencia. Cuando el poder corrompe, la poes√≠a limpia.
  • Cuando un pol√≠tico no ama el bien p√ļblico no se respeta a s√≠ mismo.
  • Cuanto peor lo hago soy m√°s popular.
  • Debe ser posible, a corto plazo, que todo estadounidense pueda disfrutar de los privilegios de ser estadounidense sin importar su raza o color.
  • Debemos aprovechar la lecci√≥n de Inglaterra y hacer que nuestra democracia funcione. Necesitamos que funcione bien ahora.
  • Debemos encontrar el tiempo para detenernos y agradecer a las personas que hacen la diferencia en nuestras vidas.
  • Debemos usar el tiempo como una herramienta, no como un sof√°.
  • Decir que la democracia se ha despertado por los acontecimientos de las √ļltimas semanas no es suficiente. Cualquier persona se despertar√≠a si su casa estuviera ardiendo.
  • Demasiadas veces seguidas nos aferramos a los clich√©s de nuestros antepasados. Sometemos todos los hechos a un conjunto prefabricado de interpretaciones. Disfrutamos la comodidad de la opini√≥n sin la incomodidad del pensamiento.
  • Desde que se fund√≥ este pa√≠s, cada generaci√≥n de estadounidenses ha debido dar fe de su lealtad nacional. Las tumbas de los j√≥venes estadounidenses que respondieron a la llamada de la patria circundan el globo.
  • El arte es el gran dem√≥crata, llamando al genio creativo de cada sector de la sociedad, sin distinguir raza o religi√≥n o riqueza o color.
  • El cambio es la ley de la vida. Y aquellos que miran solo hacia el pasado o hace el presente con certeza se perder√°n el futuro.
  • El cambio es ley de vida. Cualquiera que s√≥lo mire al pasado o al presente, se perder√° el futuro.
  • El conformismo es el carcelero de la libertad y el enemigo del desarrollo.
  • El coraje en la vida es muchas veces un espect√°culo menos dram√°tico que el del coraje en un momento final; pero no es una mezcla menos magnifica de triunfo y tragedia.
  • El costo de la libertad es siempre alto, pero los americanos siempre lo han pagado. Y hay un camino el cual nunca escogeremos, que es el camino de la rendici√≥n, o de la sumisi√≥n.
  • El crecimiento de la econom√≠a sin un progreso social deja a la gran mayor√≠a de las personas en la pobreza, mientras unos cuantos privilegiados arrancan los beneficios de una abundancia creciente.
  • El esfuerzo y el coraje no son suficientes sin un prop√≥sito y una direcci√≥n.
  • El exito tiene muchos padres, pero el fracaso es huerfano.
  • El gran enemigo de la verdad muchas veces no es la mentira persuasiva, deliberada, artificial y deshonesta, sino el mito, persistente, persuasivo e irrealista.
  • El hombre sigue siendo la mayor computadora.
  • El hombre tiene que establecer un final para la guerra. Si no, la guerra establecer√° un final para la humanidad.
  • El mejor camino hacia el progreso es el camino de la libertad.
  • El momento de reparar el techo es cuando el sol est√° brillando.
  • El mundo es muy diferente ahora. Debido a que el hombre sostiene en sus manos mortales el poder de abolir todas las formas de la pobreza humana, y tambi√©n todas las formas de la vida humana.
  • El tiempo para reparar el techo es cuando el sol est√° brillando.
  • El valor en la vida es con frecuencia un espect√°culo menos dram√°tico que el valor ante el momento final; pero no deja de ser una magn√≠fica amalgama del triunfo y la tragedia. Un hombre hace lo que debe sin importarle las consecuencias personales, los obst√°culos, las presiones ni los peligros. Este es el fundamento de la moralidad humana.
  • El v√≠nculo m√°s b√°sico que tenemos en com√ļn es que todos vivimos en este peque√Īo planeta. Todos respiramos el mismo aire, todos valoramos el futuro de nuestros hijos y todos somos mortales.
  • Elegimos ir a la Luna en esta d√©cada no porque sea f√°cil, sino porque es dif√≠cil.
  • En Boston tenemos un viejo proverbio en el sentido de que vamos a buscar nuestra religi√≥n a Roma y nuestra pol√≠tica la organizamos en casa.
  • En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de √©l.
  • En la pol√≠tica es como en las matem√°ticas: todo lo que no es totalmente correcto, est√° mal.
  • En tiempos de crisis dom√©stica, los hombres de buena voluntad y generosidad deben ser capaces de unir sin importar el partido o las pol√≠ticas.
  • Es nuestra obligaci√≥n, nuestro privilegio, constituirnos en defensores en la puerta de la muralla durante los momentos de m√°ximo peligro. Si fallamos, fracasar√° la libertad.
  • Fui elegido porque era el √ļnico veterano entre los candidatos, y si mi hermano Joe no hubiera muerto, √©l habr√≠a sido el miembro del Congreso.
  • Hace dos mil a√Īos era un orgullo decir soy un ciudadano romano. Hoy, en el mundo de la libertad, uno puede estar orgulloso de decir soy un berlin√©s.
  • Hay grandes costos y riesgos en un programa de acci√≥n, pero ellos son bastante inferiores a los costos y riesgos a largo plazo de un programa de una c√≥moda inacci√≥n.
  • Hay un antiguo refr√°n sobre c√≥mo la victoria tiene cien padres y la derrota es hu√©rfana.
  • Hoy, en la era termonuclear, cualquier juicio err√≥neo de un bando sobre las intenciones del otro podr√≠a acarrear, en unas horas, m√°s devastaci√≥n de la que han producido cuantas guerras registra la historia del hombre.
  • Jam√°s negociemos con miedo, pero jam√°s temamos negociar.
  • La antorcha ha pasado a manos de una nueva generaci√≥n de norteamericanos.
  • La conformidad es el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento.
  • La definici√≥n de felicidad de los antiguos griegos era la del completo uso de tus poderes a trav√©s de una l√≠nea de excelencia.
  • La democracia es una forma superior de gobierno, porque se basa en el respeto del hombre como ser racional.
  • La democracia y la defensa no son substitutos una de otra. Cualquiera de ellas por si sola fracasar√≠a.
  • La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta.
  • La educaci√≥n es la clave del futuro. La clave del destino del hombre y de su posibilidad de actuar en un mundo mejor.
  • La fuerza individual m√°s poderosa en el mundo actual no es el comunismo ni el capitalismo. Tampoco es la bomba de hidrogeno ni los misiles guiados. Es el deseo eterno del hombre a ser independiente y libre.
  • La geograf√≠a nos ha hecho vecinos. La historia nos ha hecho amigos. La econom√≠a nos ha hecho socios, y la necesidad nos ha hecho aliados. Aquellos a quienes Dios los ha puesto juntos, no dejemos que el hombre los parta en pedazos.
  • La grandeza de un hombre est√° en relaci√≥n directa a la evidencia de su fuerza moral.
  • La guerra incondicional no conduce ya a la victoria incondicional.
  • La humanidad debe poner fin a la guerra, o la guerra pondra fin a la humanidad.
  • La ignorancia de un votante en una democracia perjudica la seguridad de todos.
  • La libertad pol√≠tica es la condici√≥n previa del desarrollo econ√≥mico y del cambio social.
  • La libertad sin educaci√≥n es siempre un peligro; la educaci√≥n sin libertad resulta vana.
  • La maldad de muchos no est√° en lo que dicen acerca de su causa, sino en lo que dicen sobre sus contradicciones.
  • La meta de la educaci√≥n es el avance del conocimiento y la difusi√≥n de la verdad.
  • La Nueva Frontera est√° ante nosotros, lo queramos o no: √°reas todav√≠a no exploradas de la ciencia y del espacio; problemas no resueltos de la paz y la guerra; restos inconquistados de ignorancia y prejuicios; cuestiones no solucionadas.
  • La paz del mundo no exige que cada hombre ame a su pr√≥jimo; solamente que ambos vivan juntos, toler√°ndose mutuamente, sometiendo sus disputas a un arreglo justo y pac√≠fico.
  • La paz es un proceso diario, un proceso semanal, un proceso mensual, que gradualmente va cambiando opiniones, lentamente erosionando viejas barreras, silenciosamente construyendo nuevas estructuras.
  • La pol√≠tica inmigratoria debe ser generosa, debe ser justa, debe ser flexible. Con una pol√≠tica como esa nosotros podemos mirar al mundo, y mirar nuestro propio pasado, con las manos limpias y una consciencia limpia.
  • La propia palabra secretismo resulta repugnante dentro de una sociedad libre y abierta; y nosotros, como pueblo, nos oponemos inherente e hist√≥ricamente a las sociedades secretas, los juramentos secretos y los procedimientos secretos.
  • La raza humana debe poner fin a la guerra o ser√° la guerra la que ponga fin a la raza humana.
  • La tolerancia no implica la falta de compromiso con las creencias de alguien. En vez de eso, lo que hace es condenar la opresi√≥n o la persecuci√≥n de los dem√°s.
  • La √ļnica certeza inmutable es que nada tiene certeza ni es inmutable.
  • La unidad de la libertad jam√°s ha confiado en la uniformidad de opini√≥n.
  • Los chinos utilizan dos pinceladas para escribir la palabra crisis. Una pincelada significa peligro la otra oportunidad.
  • Los derechos de todos los hombres son disminuidos cuando los derechos de un hombre son amenazados.
  • Los ni√Īos son el recurso m√°s importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro.
  • Los problemas b√°sicos que encaran hoy al mundo no son susceptibles de una soluci√≥n militar.
  • Los problemas del mundo no puedes ser resueltos por esc√©pticos ni por c√≠nicos cuyos horizontes est√°n limitados por las realidades obvias. Nosotros necesitamos hombres que puedan so√Īar cosas que jam√°s han sido hechas.
  • Los que hacen imposible una revoluci√≥n pac√≠fica, har√°n inevitable una revoluci√≥n violenta.
  • Me dediqu√© a la pol√≠tica √ļnicamente porque Joe muri√≥; si algo me ocurriera a m√≠ ma√Īana, Bobby continuar√≠a…, y si Bobby muriera, Teddy ocupar√≠a su lugar.
  • Me doy cuenta de que necesito trabajar mucho este a√Īo si quiero ir a Inglaterra. Veo verdaderamente, ahora que pienso en ello, que he estado enga√Ī√°ndome a m√≠ mismo acerca del trabajo efectivo que he hecho.
  • Me hice hombre en un hogar muy estricto en el cual no se dejaba a nadie campar por sus respetos.
  • Mientras expresamos nuestra gratitud, no debemos olvidar nunca que el m√°s grande agradecimiento es no solo pronunciar palabras, sino vivir de ellas.
  • Necesitamos hombres que puedan so√Īar cosas que jam√°s han existido.
  • Negociemos libres de miedo. Pero no temamos negociar.
  • Ning√ļn gobierno es mejor que los hombres que lo integran.
  • No creo que exista conflicto alguno entre la condici√≥n de cat√≥lico y la necesidad de cumplir con los deberes que nos impone la Constituci√≥n.
  • No debemos buscar la respuesta republicana o la respuesta democr√°tica, sino que debemos buscar la respuesta correcta. No debemos buscar echar la culpa hacia el pasado. Debemos aceptar nuestra propia responsabilidad por el futuro.
  • No estamos comprometidos con ninguna f√≥rmula inflexible. Tampoco buscamos soluciones perfectas. No somos dogm√°ticos porque somos liberales.
  • No nos arriesgaremos prematura e innecesariamente al coste de una guerra nuclear a escala mundial, en la cual incluso los frutos de la victoria ser√≠an unas cenizas en nuestros labios, pero tampoco eludiremos ese peligro en cualquier momento en que haya que hacerle frente.
  • No os pregunt√©is qu√© puede hacer vuestro pa√≠s por vosotros. Preguntaos qu√© pod√©is hacer vosotros por vuestro pa√≠s
    No podemos negociar con aqu√©llos que dicen, ¬ęlo que es m√≠o es m√≠o y lo que es tuyo es negociable¬Ľ.
  • No puedo imaginarme una carrera m√°s reconfortante. Y cualquier hombre que en este siglo sea preguntado que hizo para que su vida valiera la pena, yo creo que ese hombre puede responder con una gran cantidad de orgullo y satisfacci√≥n; ‚ÄúYo serv√≠ en la gran Marina de los Estados Unidos de Am√©rica‚ÄĚ.
  • No reces por tener vidas f√°ciles, reza por ser un hombre m√°s fuerte.
  • No te preguntes qu√© puede hacer tu pa√≠s por ti, preg√ļntate que puedes hacer t√ļ por tu pa√≠s.
  • No todos los ni√Īos tienen el mismo talento o las mismas habilidades o la misma motivaci√≥n, pero ellos deber√≠an tener los mismos derechos para desarrollar sus talentos y sus habilidades y sus motivaciones, para que sean ellos mismos.
  • Nosotros debemos enfrentar el hecho de que los Estados Unidos no son omnipotentes ni omniscientes, y de que no podemos imponer nuestra voluntad al otro 94 por ciento de la humanidad, y de que no podemos corregir cada equivocaci√≥n o revertir todas las adversidades, y que, por lo tanto, no puede haber una soluci√≥n americana a cada problema en el mundo.
  • Nosotros decidimos ir a la luna en esta d√©cada y hacer las dem√°s cosas, no porque sean f√°ciles, sino porque son dif√≠ciles, porque la meta a cumplir es la de organizar y medir las mejores de nuestras habilidades y energ√≠as, porque ese reto es uno que estamos dispuestos a aceptar, uno que no estamos dispuestos a posponer, y uno que pretendemos ganar.
  • Nosotros no debemos olvidar nunca que el arte no es una forma de propaganda; es una forma de la verdad.
  • Nuestra tarea, a√ļn no cumplida, consiste en demostrar que la insatisfecha aspiraci√≥n del hombre por el progreso econ√≥mico y la justicia social puede alcanzarse mejor si los seres humanos trabajan en el marco de unas instituciones democr√°ticas.
  • Nuestro progreso como naci√≥n no puede ser m√°s ligero que nuestro progreso en educaci√≥n. La mente humana es nuestro recurso fundamental.
  • Nuestros problemas est√°n hechos por el hombre, por lo tanto, pueden ser resueltos por el hombre. No hay problema en el destino humano que est√© por encima de los mismos seres humanos.
  • Nunca debemos negociar bas√°ndonos en el miedo. Pero nunca debemos tener miedo a negociar.
  • Pa√≠s tosco, atrasado e irremediablemente burocr√°tico.
  • Perdona a tus enemigos, pero jam√°s olvides su nombre.
  • Que sepa toda naci√≥n, qui√©ranos bien o qui√©ranos mal, que pagaremos cualquier precio, sobrellevaremos cualquier carga, sufriremos cualquier penalidad, acudiremos en apoyo de cualquier amigo y nos opondremos a cualquier enemigo para salvaguardar la supervivencia y el triunfo de la libertad.
  • Se puede enga√Īar a todos poco tiempo, se puede enga√Īar a algunos todo el tiempo, pero no se puede enga√Īar a todos todo el tiempo.
  • Ser valiente no requiere cualidades excepcionales. Es oportunidad que a todos se ofrece. A los pol√≠ticos especialmente.
  • Si hubiera que excluir de los puestos de confianza y mando a quienes no pasaban de 44 a√Īos, Jefferson no habr√≠a podido escribir la Declaraci√≥n de Independencia, ni Washington mandar el ej√©rcito, ni Madison redactar la Constituci√≥n.
  • Si m√°s pol√≠ticos supieran de poes√≠a, y si m√°s poetas supieran de pol√≠tica, estoy convencido de que el mundo ser√≠a un lugar un poco mejor en el cual vivir.
  • Si no fuera por el lat√≠n, ser√≠a probablemente el primero del curso medio, pero me faltan diez puntos para ello.
  • Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.
  • Si no somos nosotros, ¬ŅQui√©n? Si no es ahora, ¬ŅCu√°ndo?
  • Si por liberal se refieren a alguien que mira hacia al frente y no hacia atr√°s, alguien que le da la bienvenida a nuevas ideas sin reacciones r√≠gidas, alguien a quien le importa el bienestar de la gente, su salud, sus hogares, sus escuelas, sus empleos, sus derechos civiles y sus libertades civiles. Alguien que cree que podemos romper el punto muerto y las sospechas que se aferran a nuestra policita extranjera, si eso es a lo que se refieren con un ‚Äúliberal‚ÄĚ, entonces estoy orgulloso de decir que soy un liberal.
  • Si quieren este cargo, pueden qued√°rselo. No me causa demasiado gozo tenerlo.
  • Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podr√° salvar a sus pocos ricos.
  • Sin debate, sin cr√≠tica, ninguna administraci√≥n y ning√ļn pa√≠s puede tener √©xito y ninguna republica puede sobrevivir.
  • Sin importar si son j√≥venes de esp√≠ritu, o j√≥venes de edad, los miembros del partido democr√°tico no deben nunca perder ese √°nimo juvenil por las nuevas ideas y por un mejor mundo, que es lo que nos ha hecho grandes.
  • Tal vez pap√° crea que pretendo disculparme, pero no es as√≠. He tenido algunos apuros con las asignaturas por culpa de aquello que dec√≠a pap√° que me pasa: empiezo con grandes br√≠os para desinflarme luego.
  • Todas las madres quieren que sus hijos crezcan y se conviertan en presidentes, pero no quieren que se conviertan en pol√≠ticos en el proceso.
  • Todas las sociedades obtienen el tipo de criminales que merecen. Adem√°s es cierto que cada comunidad obtienen el refuerzo legal en el cual insisten.
  • Todo habitante de este planeta debe contemplar el d√≠a en el cual este planeta pueda ya no ser habitable. Las armas de la guerra deben ser abolidas antes de que estas nos abolan a nosotros.
  • Todos nosotros tenemos en nuestras venas exactamente el mismo porcentaje de sal en nuestros cuerpos que existe en el oc√©ano, y, por lo tanto, tenemos sal en nuestra sangre, en nuestro sudor, en nuestras l√°grimas‚Ķ Nosotros estamos atados al oc√©ano. Y cuando volvemos al oc√©ano, bien sea a navegar o simplemente a mirarlo, nosotros estamos volviendo al lugar del cual nosotros vinimos.
  • Un chico pasa el tiempo tratando de encontrar una chica con quien dormir. Un verdadero hombre pasa su tiempo buscando a una mujer con quien valga la pena despertar.
  • Un hombre hace lo que tiene que hacer, a pesar de las consecuencias personales, a pesar de los obst√°culos, a pesar de los peligros y a pesar de las presiones. Y esas son las bases de toda la moral humana.
  • Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente m√°s inteligente que √©l.
  • Un hombre puede morir, las naciones podr√°n levantarse y caer, pero las ideas siguen viviendo. Las ideas tienen resistencia sin muerte.
  • Un ni√Īo mal educado es un ni√Īo perdido.
  • Un periodo culminante, aunque sus efectos no puedan ser percibidos por entero hoy… Los historiadores futuros que investiguen 1962 pueden perfectamente calificar este a√Īo de aquel en que la marea empez√≥ a retroceder.
  • Una naci√≥n que tiene miedo de que su gente juzgue la verdad y la falsedad en un mercado abierto es una naci√≥n que le tiene miedo a su propia gente.
  • Una naci√≥n se revela a s√≠ misma no solo por los hombres que produce, sino tambi√©n por los hombres que honra y los hombres que recuerda.
  • Utilicemos el tiempo como herramienta, no como veh√≠culo.
  • Y esto no estar√° listo en los primeros cien a√Īos. Ni ser√° terminado en los primeros mil a√Īos, tal vez ni siquiera ser√° terminado en toda nuestro tiempo de vida en el planeta, pero comencemos.
  • Yo miro con emoci√≥n hacia el futuro en el cual nuestro pa√≠s va a emparejar su fuerza militar con su restricci√≥n moral, su riqueza con su sabidur√≠a, y su poder con su prop√≥sito.
  • Yo no digo que todos los hombres sean iguales en su habilidad, car√°cter o motivaciones, pero s√≠ afirmo que debieran ser iguales en su oportunidad para desarrollar el propio car√°cter, su motivaci√≥n y sus habilidades.
  • Yo preferir√≠a ser acusado de romper con los precedentes que romper con las promesas.
  • Yo soy un idealista sin ilusiones.

Ultima actualización:  16 de febrero de 2019

Si te ha sido √ļtil comp√°rtelo en tus redes sociales. Ayudaras y solo es un click en estos botones inferiores. ¬°Gracias!

Las 135 mejores frases célebres de John F. Kennedy.
5 (100%) 1 vote[s]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Autores Siglo XX Las 135 mejores frases célebres de John F. Kennedy.