La mejor selección de frases celebres de Gabriel García Mårquez las encontrarås aquí en imågenes y texto.

También tienes un resumen de su vida, biografía, curiosidades, vídeos, libros y películas.

En continua actualización para ofrecerte mås y mejor.  

Te dejo con las frases celebres en imĂĄgenes tras los datos del autor…

…mapa con sus lugares, las frases tambiĂ©n en texto, vĂ­deos y curiosidades, libros, pelĂ­culas etc

FRASES CELEBRES DE GABRIEL GARCÍA MARQUEZ:

Que vas a encontrar aqui:

¿QUIEN FUE GARCÍA MARQUEZ?

Escritor Colombiano de tĂ­tulos cĂ©lebres como las novelas “Cien años de Soledad”, “El Coronel no tiene quien le escriba” o “CrĂłnica de una muerte anunciada”

Premio Nobel de literatura en 1982

Nombre de Nacimiento:

Gabriel José de la concordia García Mårquez

Fecha de Nacimiento:

El 6 de marzo de 1927

Fecha de Fallecimiento:

El 17 de abril de 2014 (a los 87 años de edad)

Lugar de Nacimiento:

En Aracataca, Colombia.

Lugar de Fallecimiento:

En Ciudad de México, México.

AQUÍ ESTÁN SELECCIONADAS

LAS MEJORES FRASES

DE GABRIEL GARCÍA MARQUEZ:

ACCEDE A SU BIOGRAFÍA:

Te dejo el enlace a la biografĂ­a de Garcia Marquez en la wikipedia.

LOS LUGARES PRINCIPALES EN LA VIDA DE GABRIEL:

Aqui encontraras marcados en el Google Maps las localizaciones mas importantes en la vida del autor, como su lugar de nacimiento, donde viviĂł o creo sus mejores obras, donde muriĂł y muchas otras mĂĄs. Navega por el mapa y selecciona los Iconos para saber la ubicaciĂłn.

Aracataca, Colombia: Lugar de nacimiento

Ciudad de MĂ©xico, MĂ©xico: Lugar de fallecimiento

NO DEJES DE VER LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS:

LAS MEJORES FRASES CÉLEBRES DE GARCÍA MARQUEZ TAMBIÉN EN TEXTO:

  • ÂżPor quĂ© tendrĂ­a que estar en el limbo? ÂżAcaso habĂ­a muerto? No. Simplemente fue un cambio de estado, un trĂĄnsito normal de un mundo fĂ­sico a un mundo mĂĄs fĂĄcil, descomplicado, en el que habĂ­an sido eliminadas todas las dimensiones.
  • A los demonios no hay que creerles ni cuando dicen la verdad.
  • A mi me hubiera gustado morirme por mi cuenta, pero si mi destino era ese yo tenĂ­a que asumirlo.
  • Amor del alma de la cintura para arriba y amor del cuerpo de la cintura para abajo.
  • Anoche soñé que estaba esperando una carta –dijo la abuela. ErĂ©ndida que nunca hablaba sino era por motivos ineludibles, preguntĂł: ÂżQuĂ© dĂ­a era en el sueño? –Jueves. –Entonces eran malas noticias –dijo ErĂ©ndida- pero no llegarĂĄ nunca.
  • Aprendieron que las obsesiones dominantes prevalecen contra la muerte, y volvieron a ser felices con la certidumbre de que ellos seguirĂ­an amĂĄndose con sus naturalezas de aparecidos, mucho despuĂ©s de que otras especies de animales futuros les arrebataran a los insectos el paraĂ­so de miseria que los insectos estaban acabando de arrebatarles a los hombres.
  • AsĂ­ es -suspirĂł el coronel-. La vida es la cosa mejor que se ha inventado.
  • ConviĂ©rtete en mejor persona y asegĂșrate de saber quiĂ©n eres, antes de conocer alguien nuevo y esperar que esa persona sepa quiĂ©n eres.
  • Creo que las mujeres sostienen el mundo en vilo, para que no se desbarate mientras los hombres tratan de empujar la historia. Al final, uno se pregunta cuĂĄl de las dos cosas serĂĄ la menos sensata.
  • Cuando un reciĂ©n nacido aprieta con su pequeño puño por primera vez el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.
  • CuĂ­date el corazĂłn
 te estĂĄs pudriendo vivo.
  • Debemos arrojar a los ocĂ©anos del tiempo una botella de nĂĄufragos siderales, para que el universo sepa de nosotros lo que no han de contar las cucarachas que nos sobrevivirĂĄn.
  • Desde muy niño tuve que interrumpir mi educaciĂłn para ir a la escuela.
  • Dice que se estĂĄ muriendo por mĂ­, como si yo fuera un cĂłlico miserable.
  • Dicen que soy un mafioso, porque mi sentido de la amistad es tal que resulta un poco el de los gĂĄnsteres: por un lado mis amigos y por el otro el resto del mundo, con el cual tengo muy poco contacto.
  • El amor es eterno mientras dura.
  • El amor es tan importante como la comida. Pero no alimenta.
  • El amor se hace mĂĄs grande y noble en la calamidad.
  • El cambio de personalidad es una lucha cotidiana en la que uno se rebela contra su propia determinaciĂłn de cambiar, y quiero seguir siendo uno mismo.
  • El corazĂłn tiene mĂĄs cuartos que un hotel de putas.
  • El cuerpo humano no estĂĄ hecho para los años que uno podrĂ­a vivir.
  • El dĂ­a que la mierda tenga algĂșn valor, los pobres nacerĂĄn sin culo.
  • El escritor escribe su libro para explicarse a sĂ­ mismo lo que no se puede explicar.
  • El mar crecerĂĄ con mis lĂĄgrimas.
  • El matrimonio, como la vida entera, es algo terriblemente difĂ­cil que hay que volver a empezar desde el principio todos los dĂ­as, y todos los dĂ­as de nuestra vida. El esfuerzo es constante, e inclusive agotador muchas veces, pero vale la pena.
  • El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecĂ­an de nombre, y para mencionarlas habĂ­a que señalarlas con el dedo.
  • El mundo habrĂĄ acabado de joderse el dĂ­a en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagĂłn de carga.
  • El primer sĂ­ntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre.
  • El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches despuĂ©s de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.
  • El problema en la vida pĂșblica es aprender a superar el terror; el problema en la vida matrimonial es aprender a superar el aburrimiento.
  • El prolongado cautiverio, la incertidumbre del mundo, el hĂĄbito de obedecer habĂ­an resecado en su corazĂłn las semillas de la rebeldĂ­a.
  • El secreto de una buena vejez no es mĂĄs que un pacto honesto con la soledad.
  • El Ășnico arrepentimiento que tendrĂ© al morir es si no es por amor.
  • En cambio, no volvĂ­ a escuchar a Mozart durante años, desde que me asaltĂł la idea perversa de que Mozart no existe, porque cuando es bueno es Beethoven y cuando es malo es Haydn.
  • En realidad, el Ășnico momento de la vida en que me siento ser yo mismo es cuando estoy con mis amigos.
  • En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces.
  • Era aĂșn demasiado joven para saber que la memoria del corazĂłn elimina lo malo y manifiesta lo bueno, y que gracias a este sacrificio logramos resistir la carga del pasado.
  • Era bella, elĂĄstica, con una piel tierna del color del pan y los ojos de almendras verdes, y tenĂ­a el cabello liso y negro y largo hasta la espalda y un aura de antigĂŒedad que lo mismo podĂ­a ser de Indonesia que de los Andes.
  • Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.
  • Era un desconocido mĂĄs en la ciudad de los desconocidos ilustres.
  • Es inĂștil que siga rezando. Hasta Dios se va de vacaciones en agosto.
  • Es la vida, mĂĄs que la muerte, la que no tiene lĂ­mites.
  • Es suficiente para mi estar seguro de que tĂș y yo existimos en este momento.
  • Es un triunfo en la vida que la memoria de los viejos se pierda para las cosas que no son esenciales.
  • Esa mirada casual fue el origen de un cataclismo de amor que medio siglo despuĂ©s aĂșn no habĂ­a terminado.
  • Esa mujer es tu perdiciĂłn
Te tiene tan embobado, que un dĂ­a de estos te verĂ© retorciĂ©ndote de cĂłlicos, con un sapo metido en la barriga.
  • Faulkner es un escritor que ha tenido que ver mucho con mi alma, pero Hemingway es el que mĂĄs ha tenido que ver con mi oficio, no simplemente por sus libros, sino por su asombroso conocimiento del aspecto de la artesanĂ­a en la ciencia de la escritura.
  • HabĂ­a perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hĂĄbito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazĂłn.
  • Hace un siglo me cagaron la vida con ese pobre hombre porque Ă©ramos demasiado jĂłvenes, y ahora nos los quieren repetir porque somos demasiado viejos.
  • Hay que ser infiel, pero nunca desleal.
  • Hay un momento en que todos los obstĂĄculos se derrumban, todos los conflictos se apartan, y a uno se le ocurren cosas que no habĂ­a soñado, y entonces no hay en la vida nada mejor que escribir.
  • He aprendido que un hombre sĂłlo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse.
  • Hicieron un amor tranquilo y sano, de abuelos percudidos, que iba a fijarse en su memoria como el mejor recuerdo de ese viaje lunĂĄtico
 Era como si se hubieran saltado el arduo calvario de la vida conyugal, y hubieran ido sin mĂĄs vueltas al grano del amor.
  • Jubilemos la ortografĂ­a, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches ruprestres, firmemos un tratado de lĂ­mites entre la ge y la jota y pongamos mĂĄs uso de razĂłn en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde dice lĂĄgrima ni confundirĂĄ revolver con revĂłlver. Y que de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una.
  • La creaciĂłn intelectual es el mĂĄs misterioso y solitario de los oficios humanos.
  • La edad no es lo viejo que eres si no lo viejo que te sientes.
  • La edad no tiene realidad excepto en el mundo fĂ­sico. La esencia del ser humano es resistente al paso del tiempo. Nuestras vidas internas son eternas, nuestros espĂ­ritus permanecen tan jĂłvenes y vigorosos como cuando estaban en plena floraciĂłn.
  • La felicidad no es como dicen, que solo dura un instante y no se sabe que se tuvo sino cuando se acabĂł. La verdad es que dura mientras dure el amor. Porque con amor, hasta morirse es bueno.
  • La ficciĂłn fue inventada el dĂ­a en que Jonas llegĂł a casa y le dijo a su esposa que llegaba tres dĂ­as tarde porque habĂ­a sido tragado por una ballena.
  • La gente loca no esta loca si una persona acepta su razonamiento.
  • La gente pasa su vida pensando cĂłmo les hubiera gustado vivir. PreguntĂ© a mis amigos y ninguno parece saberlo con claridad. Para mi esta muy claro ahora. DesearĂ­a que mi vida hubiera sido como los años en los que escribĂ­a “Amor en Tiempos de Colera”.
  • La ilusiĂłn no se come -dijo ella- No se come, pero alimenta -replicĂł el coronel.
  • La literatura no es mĂĄs que carpinterĂ­a. Con ambas trabajas con la realidad, un material tan duro como la madera.
  • La memoria del corazĂłn elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado.
  • La muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.
  • La necesidad tiene la cara de un perro.
  • La palabra mestizaje significa mezclar las lĂĄgrimas con la sangre que corre. ÂżQuĂ© se puede esperar de semejante brebaje?
  • La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrĂĄs tener.
  • La sabidurĂ­a nos llega cuando ya no nos sirve de nada.
  • La verdad es que conozco muy pocos novelistas que se han sentido satisfechos con la adaptaciĂłn de sus libros a la pantalla.
  • La vida es la cosa mejor que se ha inventado.
  • La vida no es la que uno viviĂł, sino la que uno recuerda, y cĂłmo la recuerda para contarla.
  • La vida no es sino una continua sucesiĂłn de oportunidades para sobrevivir.
  • Las cosas tienen vida propia, todo es cuestiĂłn de despertarle el ĂĄnima.
  • Las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenĂ­an una segunda oportunidad sobre la tierra.
  • Las vainas de cama se arreglan con plomo.
  • Le rogĂł a Dios que le concediera al menos un instante par que Ă©l no se fuera sin saber cuĂĄnto lo habĂ­a querido por encima de las dudas de ambos, y sintiĂł un apremio irresistible de empezar la vida con Ă©l otra vez desde el principio para decirse todo lo que se les quedĂł sin decir, y volver a hacer bien cualquier cosa que hubieran hecho mal en el pasado. Pero tuvo que rendirse ante la intransigencia de la muerte.
  • Lo asustĂł la sospecha tardĂ­a de que es la vida, mĂĄs que la muerte, la que no tiene lĂ­mites.
  • Lo mĂĄs importante que aprendĂ­ a hacer despuĂ©s de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.
  • Lo que importa en la vida no es lo que te ocurre, sino quĂ© recuerdas y cĂłmo lo recuerdas.
  • Lo que pasa es que en este paĂ­s no hay una sola fortuna que no tenga a la espalda un burro muerto.
  • Lo Ășnico mejor que la mĂșsica es hablar de mĂșsica.
  • Lo Ășnico que llega con seguridad es la muerte.
  • Lo Ășnico que me duele de morir, es que no sea de amor.
  • Locamente enamorados al cabo de tantos años de complicidad estĂ©ril, gozaban con el milagro de quererse tanto en la mesa como en la cama, y llegaron a ser tan felices, que todavĂ­a cuando eran dos ancianos agotados seguĂ­an retozando como conejitos peleĂĄndose como perros.
  • Los hombres no nacen el dĂ­a en que la madre los trae al mundo, sino cuando la vida los obliga a traerse a sĂ­ mismos.
  • Los idiomas hay que saberlos cuando uno va a vender algo. Pero cuando uno va a comprar, todo el mundo le entiende como sea.
  • Los seres humanos no nacen para siempre el dĂ­a en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sĂ­ mismos una y otra vez.
  • Los viejos, entre viejos, son menos viejos.
  • Me alquilo para soñar. En realidad, era mi Ășnico oficio.
  • Me desconcierta tanto pensar que Dios existe, como que no existe.
  • Me dĂ­ cuenta que el poder invencible que ha movido el mundo es el amor no correspondido, no el feliz.
  • Mi corazĂłn tiene mĂĄs cuartos que una casa de citas.
  • Mi hijo nunca salĂ­a por la puerta de atrĂĄs cuando estaba bien vestido.
  • Mi vocabulario no es muy bueno. Tengo que seguir buscando cosas en el diccionario.
  • Nada en este mundo fue tan difĂ­cil como el amor.
  • Nada se parece tanto a una persona como la forma de su muerte.
  • Nadie merece tus lagrimas, pero el que las merece no te harĂĄ llorar.
  • NingĂșn lugar en la vida es mĂĄs triste que una cama vacĂ­a.
  • Ninguna aventura de la imaginaciĂłn tiene mĂĄs valor literario que el mĂĄs insignificante episodio de la vida cotidiana.
  • Ninguna medicina cura lo que no puede la felicidad.
  • No cambiarĂ­a las delicias de mi sufrimiento por nada del mundo.
  • No creo en Dios pero tengo miedo de Ă©l.
  • No es verdad que la gente deja de perseguir sueños porque se hacen viejos, se hacen viejos porque dejan de perseguir sus sueños.
  • No esperaba nada –mintiĂł. VolviĂł hacia el mĂ©dico una mirada enteramente infantil-. Yo no tengo quien me escriba.
  • No estoy enfermo –dijo el coronel-. Lo que pasa es que en octubre siento como si tuviera animales en las tripas.
  • No hay anuncios de cometas ni eclipses, que yo sepa, ni tenemos culpas tan grandes como para que Dios se ocupe de nosotros.
  • No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.
  • No hay mujer ni negra ni blanca que valga ciento veinte libras de oro, a no ser que cague diamantes.
  • No importa quĂ©, nadie puede quitarte los bailes que ya has tenido.
  • No llores porque ya se terminĂł, sonrĂ­e porque sucediĂł.
  • No me permitas olvidarte.
  • No puede llover toda la vida.
  • No te esfuerces tanto, las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas.
  • No tenemos otro mundo al que podernos mudar.
  • No tengo que decirlo, porque se me distingue a leguas: soy feo, tĂ­mido y anacrĂłnico.
  • No, no soy rico. Soy un hombre pobre con dinero, lo que no es lo mismo.
  • Nunca dejes de sonreĂ­r incluso cuando estas triste, alguien podrĂ­a enamorarse cuando estĂ©s sonriendo.
  • Nunca imaginĂł que la curiosidad era una de las muchas mĂĄscaras del amor.
  • Nunca me volverĂ© a enamorar de nuevo, es como tener dos almas al mismo tiempo.
  • Nunca serĂ© viejo –le dije entonces-. Ella lo interpretĂł como un propĂłsito heroico de luchar sin cuartel contra los estragos del tiempo, pero Ă©l fue mĂĄs explĂ­cito: tenĂ­a la determinaciĂłn irrevocable de quitarse la vida a los sesenta años.
  • Ofrecer amistad al que busca amor es dar pan al que se muere de sed.
  • Poco a poco fue idealizĂĄndola, atribuyĂ©ndole virtudes improbables, sentimiento imaginarios, y al cabo de dos semanas ya no pensaba mĂĄs en ella. AsĂ­ que decidiĂł mandarle una esquela simple escrita por ambos lados con su letra de escribano.
  • Por quĂ© tendrĂ­a que estar en el limbo? ÂżAcaso habĂ­a muerto? No. Simplemente fue un cambio de estado, un trĂĄnsito normal de un mundo fĂ­sico a un mundo mĂĄs fĂĄcil, descomplicado, en el que habĂ­an sido eliminadas todas las dimensiones.
  • Preescribir es adquirir una propiedad por el transcurso del tiempo.
  • Puede que seas una sola persona en este mundo, pero para alguien eres el mundo.
  • Pues habĂ­an vivido juntos lo bastante para darse cuenta de que el amor era el amor en cualquier tiempo y en cualquier parte, pero tanto mĂĄs denso cuanto mĂĄs cerca de la muerte.
  • QuizĂĄs Dios quiera que conozcas muchas personas equivocadas antes de conocer la correcta, para que cuando ocurra, estĂ©s agradecido.
  • Recordar es fĂĄcil para el que tiene memoria. Olvidarse es difĂ­cil para quien tiene corazĂłn.
  • RecordĂł un viejo adagio español: “que no nos dĂ© Dios lo que somos capaces de soportar”.
  • Recuerda siempre que lo mĂĄs importante de un matrimonio no es la felicidad sino la estabilidad.
  • Se hundiĂł en una amable geografĂ­a, en un mundo fĂĄcil, ideal; un mundo como diseñado por un niño, sin ecuaciones algebraicas, sin despedidas amorosas y sin fuerzas de gravedad.
  • Se necesita tener esa capacidad de buey que tĂș tienes para esperar una carta durante quince años.
  • Si Dios no hubiese descansado el domingo, lo hubiera tenido difĂ­cil para terminar el mundo.
  • Si no le temes a Dios, tĂ©mele a la sĂ­filis.
  • Si tienes ganas de cantar, canta –dijo el coronel-. Esto es bueno para la bilis.
  • Si yo hubiera sabido que mi hijo iba a ser presidente de la repĂșblica lo hubiera mandado a la escuela.
  • Siempre habrĂĄ gente que te lastime asĂ­ que lo que tienes que hacer es seguir confiando y solo ser mĂĄs cuidadoso en quien confĂ­as dos veces
  • Siempre habrĂĄ personas que te harĂĄn daño, por lo que tienes que seguir confiando, simplemente ten cuidado.
  • Siempre hay algo que se deja para el amor.
  • Siempre he dicho que los celos saben mĂĄs que la verdad.
  • Siempre he dicho que uno envejece mĂĄs rĂĄpido en los retratos que en la vida real.
  • Siempre me divierte que los mayores elogios hacia mi trabajo son por la imaginaciĂłn, mientras que la verdad es que no hay una lĂ­nea de mi trabajo que no tenga una base en la realidad. El problema es que la realidad caribeña se asemeja a la imaginaciĂłn mĂĄs salvaje.
  • Siento que la conozco menos cuanto mĂĄs la conozco.
  • Sin darse cuenta, a travĂ©s del cuerpo incorrupto de su hija, llevaba ya veintidĂłs años luchando en vida por la causa legĂ­tima de su propia canonizaciĂłn.
  • SĂłlo la poesĂ­a es clarividente.
  • Solo porque alguien no te ama como quisieras, no significa que no te ama con todo su ser.
  • Soy libre y me vendo yo misma.
  • Te amo no por quiĂ©n eres, sino por quien soy cuando estoy a tu lado.
  • TenĂ­a una manera de hablar que mĂĄs bien le servĂ­a para ocultar que para decir.
  • Todos los seres humanos tienen tres vidas: pĂșblica, privada y secreta.
  • Todos los sueños con pĂĄjaros son de buena salud.
  • Un buen escritor puede ganar buen dinero. Sobre todo si trabaja con el gobierno.
  • Un buen escritor se aprecia mejor por lo que rompe que por lo que publica.
  • Un hombre sabe que se esta haciendo viejo porque comienza a parecerse a su padre.
  • Un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse.
  • Un verdadero amigo es el que toma tu mano y toca tu corazĂłn.
  • Una cosa que saliĂł tan mal en la vida no puede salir bien en un libro.
  • Una persona no muere cuando deberĂ­a, sino cuando puede.
  • Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra.
  • Vivo sĂłlo para que me quieran mĂĄs mis amigos.
  • VolverĂĄn –dijo-. La vergĂŒenza tiene mala memoria.
  • Y padeciĂł la certidumbre espantosa de que no volverĂ­a a dormir en el resto de su vida.
  • Ya me sobrarĂĄ tiempo para descansar cuando me muera, pero esta eventualidad no estĂĄ todavĂ­a en mis proyectos.
  • Yo creo que todavĂ­a no es demasiado tarde para construir una utopĂ­a que nos permita compartir la tierra.

Ultima actualización:  16 de febrero de 2019

Si te ha sido Ăștil compĂĄrtelo en tus redes sociales. Ayudaras y solo es un click en estos botones inferiores. ÂĄGracias!

Las 160 mejores frases de Gabriel GarcĂ­a MĂĄrquez.
5 (100%) 1 vote[s]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continĂșa navegando estĂĄ dando su consentimiento para la aceptaciĂłn de las mencionadas cookies y la aceptaciĂłn de nuestra polĂ­tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaciĂłn. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Autores Siglo XX Las 160 mejores frases de Gabriel GarcĂ­a MĂĄrquez.