La mejor selección de frases celebres de Jorge Luis Borges la encontrarás aquí tanto en  imágenes como en texto.

No son todas las que son, que se van incorporando poco a poco… pero como adelanto tienes ya una buena selección de frases cortas de autores celebres para que las disfrutes.

¡Vuelve pronto para ver más!

 

¿QUIEN FUE JORGE LUIS BORGES?

De origen Argentino,

Fue uno de los autores literarios destacados del siglo XX. Con poemas, ensayos y cuentos escritos en castellano.

 

 

Nombre de Nacimiento:

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges

Fecha de Nacimiento:

24 de agosto de 1899

Fecha de Fallecimiento:

14 de junio de 1986
A los 86 años de edad.

Lugar de Nacimiento:

Buenos Aires, Argentina

Lugar de Fallecimiento:

Ginebra, Suiza

BIOGRAFIA DE BORGES:

En construcción al estilo saber frases. Mientras te dejo un par de ejemplo como Copernico o Teresa de Calcuta.

Mientras tanto te dejo con la biografía de la wikipedia.

 

 

 

LAS MEJORES FRASES DE JORGE LUIS BORGES:

Las tienes en imagen para poder usar indicando la autoria de saberfrases.com o en texto para una rapida lectura.

LAS FRASES EN IMAGENES:

LAS MEJORES FRASES DE BORGES TAMBIÉN EN TEXTO:

TAMBIEN TIENES AQUI LAS FRASES EN SOLO TEXTO
  • ¡No se preocupe!, yo también soy ciego.
  • ¿De qué otra forma se puede amenazar que no sea de muerte? Lo interesante, lo original, sería que alguien lo amenace a uno con la inmortalidad.
  • ¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga?
  • ¿Qué otra cosa puedo hacer que no sea escribir y soñar?
  • ¿Quién soy? Estoy tratando de averiguarlo.
  • Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.
  • Antes las distancias eran mayores porque el espacio se mide por el tiempo.
  • Antes no se hablaba de economistas, pero el país prosperaba. Ahora casi no se habla de otra cosa, y el resultado de esos expertos ha sido la ruina del país; pero eso no importa, sigue hablándose, sigue insistiéndose en esa ciencia, posiblemente no menos imaginaria que la alquimia.
  • Biografías: Son el ejercicio de la minucia, un absurdo. Algunas constan exclusivamente de cambios de domicilio.
    Cada escritor crea a sus precursores.
  • Censurar y alabar son operaciones sentimentales que nada tienen que ver con la crítica.
  • Como ser humano soy una especie de antología de contradicciones, de gaffes, de errores, pero tengo sentido ético. Esto no quiere decir que yo obre mejor que otros, sino simplemente que trato de obrar bien y no espero castigo ni recompensa. Que soy, digamos, insignificante, es decir, indigno de dos cosas; el cielo y el infierno me quedan muy grandes.
  • Comprendí que el trabajo del poeta no estaba en la poesía; estaba en la invención de razones para que la poesía fuese admirable.
  • Conozco las costumbres y las almas y ese dialecto de alusiones que se urde en todo agrupamiento humano
    Creo que con el tiempo mereceremos no tener gobiernos.
  • Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.
  • Cuando nuestras ideas chocan con la realidad, lo que tiene que ser revisado son las ideas.
  • Cuando uno escribe, el lector es uno.
  • De todos los instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones del brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y la imaginación.
  • Definitiva como un mármol entristecerá tu ausencia otras tardes.
  • Democracia: es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística.
  • Deporte: yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.
  • Descreo de la democracia, ese curioso abuso de la estadística.
  • Dicen que soy un gran escritor. Agradezco esa curiosa opinión, pero no la comparto. El día de mañana, algunos lúcidos la refutarán fácilmente y me tildarán de impostor o chapucero o de ambas cosas a la vez.
  • Dijo Tennyson que si pudiéramos comprender una sola flor sabríamos quiénes somos y qué es el mundo.
  • Dios ha creado las noches que se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad.
  • Dios mueve al jugador y éste la pieza ¿qué dios detrás de dios la trama empieza?
  • Dólares: Son esos imprudentes billetes americanos que tienen diverso valor y el mismo tamaño.
  • Dormir es distraerse del mundo.
  • Dos son las obras que dejan en pos de sí los hombres: una la obra en sí misma y otra, la imagen que del hombre se forman los demás.
  • El ajedrez es hoy reemplazado por el fútbol, el boxeo o el tenis, que son juegos de insensatos, no de intelectuales.
  • El ajedrez es uno de los medios que tenemos para salvar la cultura, como el latín, el estudio de las humanidades, la lectura de los clásicos, las leyes de la versificación, la ética.
  • El ápice de la literatura y de las literaturas es la Comedia,… un libro que todos debemos leer.
  • El ejecutor de una empresa atroz debe imaginar que ya la ha cumplido, debe imponerse un porvenir que sea irrevocable como el pasado.
  • El encanto… una de las cualidades esenciales que debe tener un escritor.
  • El éxito y el fracaso son dos impostores.
  • El fútbol es popular porque la estupidez es popular.
  • El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.
  • El peronismo no es ni bueno ni es malo, es incorregible.
  • El Tango tiene un origen infame, que se nota.
  • El tema de la envidia es muy español. Los españoles siempre están pensando en la envidia. Para decir que algo es bueno dicen: Es envidiable.
  • El tiempo es el mejor antologista, o el único, tal vez.
  • El tiempo es la sustancia de la que estoy hecho.
  • El tiempo se bifurca perfectamente hacia innumerables futuros.
  • El tiempo se puede enfermar cuando viene el aburrimiento en la pareja. Si enfermase el tiempo entre los dos, el beso no sería lo mismo, el beso no sabría que hacer, a que boca fresca mi beso besaría si enfermase el tiempo
  • El universo es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.
  • El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta ‘el modo imperativo’.
  • El verso exige la pronunciación. El verso siempre recuerda que fue un arte oral antes de ser un arte escrito, recuerda que fue un canto.
  • En Argentina no nos une la alegría, sino el espanto.
  • En el orden intelectual soy un hombre desgarrado hasta el escándalo por sucesivas y contrarias lealtades.
  • En el tiempo real, en la historia, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas opta por una y pierde las otras; no así en el ambiguo tiempo del arte, que se parece al de la esperanza y al del olvido.
  • En este sentido, es el canalla principal de todos los males. Divide a la gente, destruye el lado bueno de la naturaleza humana, conduce a desigualdad en la distribución de las riquezas.
  • En mi época no había best sellers y no podíamos prostituirnos. No había quien comprara nuestra prostitución.
  • En mi país se pasan quince minutos diciendo que no hace falta presentarme y diciendo que van a ser breves en la presentación; y así pueden estar una hora sin haberme presentado.
  • Enamorarse es crear una religión cuyo Dios es falible.
  • Es supersticiosa y vana la costumbre de buscar sentido en los libros, equiparable a buscarlo en los sueños o en las líneas caóticas de las manos.
  • Esa cosa estúpida de ingleses… un deporte estéticamente feo: once jugadores contra once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos’.
  • España es una tierra donde hay pocas cosas, pero donde cada una parece estar de un modo sustantivo y eterno
    Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
  • Estoy solo y no hay nadie en el espejo.
  • Evidentemente debo muy poco a los esquimales o al congo; pero, en realidad, hago cuanto puedo para ser digno de la universidad del mundo.
  • Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real.
  • Felices los valientes, los que aceptan con ánimo parejo la derrota o las palmas.
  • Gracias por la música, misteriosa forma del tiempo.
  • Hace diez años bastaba cualquier simetría con apariencia de orden —el materialismo dialéctico, al antisemitismo, el nazismo— para embelesar a los hombres.
  • Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón.
  • Hay derrotas que tienen más dignidad que la victoria.
  • Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.
  • Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros.
  • He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz.
  • He firmado tantos ejemplares de mis libros que el día que me muera va a tener un gran valor uno que no lleve mi firma.
  • He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.
  • Hecho de polvo y tiempo, el hombre dura menos que la liviana melodía que sólo es tiempo.
  • Hemingway, que fue medio compadre, terminó matándose porque se dio cuenta de que no era un gran escritor. Esto lo salva, en parte.
  • Hoy no me alegran los almendros del huerto. Son tu recuerdo.
  • Israelitas, cristianos y musulmanes profesan la inmortalidad, pero la veneración que tributan al primer siglo prueba que sólo creen en él, ya que destinan todo lo demás, en número infinito, a premiarlo o castigarlo.
  • La amistad no es menos misteriosa que el amor o que cualquiera de las otras faces de esta confusión que es la vida.
  • La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.
  • La belleza es más fatalidad que la muerte.
  • La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible.
  • La carga del pasado es infinita.
  • La ceguera es una forma de soledad.
  • La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce.
  • La duda es uno de los nombres de la inteligencia.
  • La felicidad no necesita ser transmutada en belleza, pero la desventura sí.
  • La gloria es una incomprensión y quizá la peor.
  • La guerra, como la mujer, sirve para probar a los hombres.
  • La historia es una forma más de ficción.
  • La Historia Universal es la de un solo hombre.
  • La imaginación está hecha de convenciones de la memoria. Si yo no tuviera memoria no podría imaginar.
  • La literatura no es más que un sueño dirigido.
  • La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.
  • La muerte me desgasta, incesante.
  • La paternidad y los espejos son abominables porque multiplican el número de los hombres.
  • La poesía nace del dolor. La alegría es un fin en sí misma.
  • La Universidad debiera insistirnos en lo antiguo y en lo ajeno. Si insiste en lo propio y lo contemporáneo, la Universidad es inútil, porque está ampliando una función que ya cumple la prensa.
  • La venganza no es menos vanidosa y ridícula que el perdón.
  • La vieja mano sigue trazando versos para el olvido.
  • Las dictaduras podrían ser buenas, pero no lo son. Porque la dictadura ilustrada es una utopía. Y las militares son las peores.
  • Las herejías que debemos temer son las que pueden confundirse con la ortodoxia.
  • Las mujeres me han hecho desdichado. Pero la felicidad que he obtenido compensa toda la desdicha. Es mejor ser feliz y desdichado que no ser ninguna de las dos cosas.
  • Las palabras son símbolos que postulan una memoria compartida.
  • Las tiranías fomentan la estupidez.
  • Lejos un trino. El ruiseñor no sabe que te consuela.
  • Lo cierto es que vivimos postergando todo lo postergable; tal vez todos sabemos profundamente que somos inmortales y que tarde o temprano, todo hombre hará todas las cosas y sabrá todo.
  • Lo que decimos pocas veces se parece a nosotros.
  • Lo que llamamos azar es nuestra ignorancia de la compleja maquinaria de la causalidad.
  • Lo que más admiro en los demás es la ironía, la capacidad de verse de lejos y no tomarse en serio. Después, el valor y la humildad, siempre que no sea ostentosa.
  • Los espejos y la copulación son abominables porque multiplican el número de hombres.
  • Los peronistas son personas que se hacen pasar por peronistas para sacar ventaja.
  • Me duele una mujer en todo el cuerpo.
  • Me gustaría ser valiente. Mi dentista asegura que no lo soy.
  • Me satisface la derrota, porque ha ocurrido, porque está innumerablemente unida a todos los hechos que son, que fueron, que serán, porque censurar o deplorar un solo hecho real, es blasfemar del universo.
  • Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas.
  • Morir por una religión es más simple que vivirla con plenitud.
  • Nada está construido en la piedra. Todo está construido en la arena. Pero debemos construirlo como si la arena fuese piedra.
  • Nadie es patria, todos lo somos.
  • Nadie rebaje a lágrima o reproche esta declaración de la maestría de Dios, que con magnífica ironía me dio a la vez los libros y la noche.
  • Ni el libro ni la arena tienen ni principio ni fin.
  • Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña, ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios serán favor tan misterioso como mirar tu sueño implicado en la vigilia de mis brazos.
  • No eres ambicioso: te contentas con ser feliz.
  • No hables al menos que puedas mejorar el silencio.
  • No he cultivado mi fama, que será efímera.
  • No podría definirme como ateo, porque declararme ateo correspone a una certidumbre que no poseo.
  • No sé hasta qué punto un escritor puede ser revolucionario. Por lo pronto, está trabajando con el idioma, que es una tradición.
  • No se puede contemplar sin pasión. Quien contempla desapasionadamente, no contempla.
  • No sé si la instrucción puede salvarnos, pero no sé de nada mejor.
  • Oh dicha de entender, mayor que la de imaginar o la de sentir.
  • Olvídense de Borges, hay tantos otros muy superiores.
  • Ordenar bibliotecas es ejercer de un modo silencioso el arte de la crítica.
  • Otro demérito de los falsos problemas es el de promover soluciones que son falsas también. A plinio (historia natural, libro octavo) no le basta observar que los dragones atacan en verano a los elefantes: aventura la hipótesis de que lo hacen para beberles toda la sangre que, como nadie ignora, es muy fría.
  • Para el argentino, la amistad es una pasión y la policía una mafia.
  • Para uno de esos gnósticos, el visible universo era una ilusión o (más precisamente) un sofisma. Los espejos y la paternidad son abominables (mirrors and fatherhood are hateful) porque lo multiplican y lo divulgan.
  • Para ver una cosa hay que comprenderla. Si viéramos realmente el universo, tal vez lo comprenderíamos.
  • Pensar, analizar, inventar no son actos anómalos, son la normal respiración de la inteligencia.
  • Pensé que un hombre puede ser enemigo de otros hombres, de otros momentos de otros hombres, pero no de un país: no de luciérnagas, palabras, jardines, cursos de agua, ponientes.
  • Publicamos nuestro libros para librarnos de ellos, para no pasar el resto de nuestras vidas corrigiendo borradores.
  • Que cada hombre construya su propia catedral. ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas y antiguas?
  • Que el cielo exista, aunque nuestro lugar sea el infierno.
  • Que la historia hubiera copiado a la historia ya era suficientemente pasmoso; que la historia copie a la literatura es inconcebible.
  • Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído.
  • Que raro que nunca se le haya echado en cara a Inglaterra haber llenado el mundo de juegos estúpidos, deportes puramente físicos como el fútbol. El fútbol es uno de los mayores crímenes de Inglaterra.
  • Quienes dicen que el arte no debe propagar doctrinas suelen referirse a doctrinas contrarias a las suyas.
  • Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones.
  • Quizá porque ya no veo la felicidad como algo inalcanzable, ahora sé que la felicidad puede ocurrir en cualquier momento y que no se debe perseguir.
  • Repudio todo pensamiento sistemático porque todo sistema conduce necesariamente a la trampa.
  • Se están comiendo a los caníbales.
  • Sentí lo que sentimos cuando alguien muere: la congoja, ya inútil, de que nada nos hubiera costado ser más buenos.
  • Ser inmortal es baladí; menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte; lo divino, lo terrible, lo incomprensible, es saberse inmortal.
  • Si de algo soy rico es de perplejidades y no de certezas.
  • Si el espacio es infinito estamos en cualquier punto del espacio. Si el tiempo es infinito estamos en cualquier punto del tiempo
    Si las páginas de este libro consienten algún verso feliz, perdóneme el lector la descortesía de haberlo usurpado yo, previamente. Nuestras nadas poco difieren; es trivial y fortuita la circunstancia de que tú seas el lector de estos ejercicios, y yo su redactor.
  • Si se hubiesen reconquistado las Malvinas, posiblemente los militares se hubiesen perpetuado en el poder y tendríamos un régimen de aniversarios, de estatuas ecuestres, de falta de libertad total.
  • Si uno siente que la tarea literaria es misteriosa… entonces uno puede esperar mucho, ya que uno no es responsable.
    Si viéramos realmente el Universo, tal vez lo entenderíamos.
  • Siempre es una palabra que no está permitida a los hombres.
  • Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor así, celoso.
  • Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.
  • Siglos de siglos y sólo en el presente ocurren los hechos; innumerables hombres en el aire; la tierra y el mar, y todo lo que realmente pasa me pasa a mí.
  • Sólo aquello que se ha ido es lo que nos pertenece.
  • Sólo los dioses pueden prometer, porque son inmortales.
  • Sólo una cosa no hay. Es el olvido.
  • Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos.
  • Soñar es la actividad estética más antigua.
  • Sospecho, sin embargo que no era muy capaz de pensar. Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos.
  • También el jugador es prisionero de otro tablero de negras noches y de blancos días.
  • También los hombres pueden prometer, porque en la promesa hay algo inmortal.
  • Todas las palabras fueron alguna vez un neologismo.
  • Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia. Lo que importa es lo que se hace con ellas.
  • Todo, entre los mortales, tiene el valor de los irrecuperable y lo azaroso El Inmortal.
  • Todos los hechos que pueden ocurrirle a un hombre, desde el instante de su nacimiento hasta el de su muerte, han sido prefijados por él. Así, toda negligencia es deliberada, todo casual encuentro una cita, toda humillación una penitencia, todo fracaso una misteriosa victoria, toda muerte un suicidio. No hay consuelo más hábil que el pensamiento de que hemos elegido nuestras desdichas.
  • Tu ausencia me rodea como la cuerda a la garganta, el mar al que se hunde.
  • Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo; hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos.
  • Un sistema no es otra cosa que la subordinación de todos los aspectos del universo a uno cualquiera de ellos
    Un verso bueno no permite que se lo lea en voz baja, o en silencio.
  • Una de las escuelas de Tlön llega a negar el tiempo: razona que el presente es indefinido, que el futuro no tiene realidad sino como esperanza presente, que el pasado no tiene realidad sino como recuerdo presente.
  • Una vez hecho algo, no puede valer mucho; es una obra humana con todas las imperfecciones de lo humano, pero el hecho de ejecutarla sí es interesante.
  • Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única.
  • Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe.
  • Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído.
  • Vino, enseñame el arte de ver mi propia historia, como si esta ya fuera ceniza en la memoria.
  • Yo creo que de todos los géneros quizá el policial sea el más artificial, porque en verdad los crímenes no se resuelven por razonamientos, sino por delaciones.
  • Yo creo que es mejor pensar que Dios no acepta sobornos.
  • Yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.
  • Yo había comprendido hace muchos años que no hay cosa en el mundo que no sea germen de un Infierno posible; un rostro, una palabra, una brújula, un aviso de cigarrillos, podrían enloquecer a una persona, si ésta no lograra olvidarlos.
  • Yo he querido hacer lo mismo en muchos cuentos y he sido admirado por ese hallazgo, que es el hallazgo de Dante en la Edad Media, el de presentar un momento como cifra de una vida.
  • Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón.
  • Yo nunca busco temas, dejo que los temas me busquen y yo los eludo, pero si el tema insiste, yo me resigno y escribo.
  • Yo siempre seré el futuro Nóbel. Debe ser una tradición escandinava.
  • Yo, a diferencia de otros escritores, no me jacto de lo que escribo sino de lo que leo.