La mejor selecciĂłn de frases celebres de JosĂ© Saramago  en imĂĄgenes y texto.

En continua actualizaciĂłn para ofrecerte mĂĄs y mejor.  

Te dejo con las frases celebres en imågenes tras los datos de José Saramago.

Y al final las tienes en formato lista.

→¡No dejes de ver otras frases cĂ©lebres del resto de autores!

FRASES CELEBRES DE JOSÉ SARAMAGO:

Que vas a encontrar aqui:

¿QUIEN FUE JOSÉ SARAMAGO

Saramago fue un escritor, novelista y periodista portugués.

Ganador del Nobel de Literatura en 1998

Nombre de Nacimiento:

José de Sousa Saramago

Fecha de Nacimiento:

El 16 de noviembre de 1922

Fecha de Fallecimiento:

El 18 de junio de 2010 (a los 87 años de edad)

Lugar de Nacimiento:

En Azinhaga, Portugal

Lugar de Fallecimiento:

En Tías, España

LAS MEJORES FRASES

DE JOSÉ SARAMAGO EN IMÁGENES:

BIOGRAFÍA:

Te dejo el enlace a la biografía de José Saramago en la wikipedia.

LOS LUGARES PRINCIPALES EN LA VIDA DE JOSÉ SARAMAGO:

Lugar de nacimiento: Azinhaga, Portugal.

Lugar de fallecimiento: Tías, Isla de Lanzarote, España.

Aqui encontraras marcados en el Mapa las localizaciones mas importantes en la vida del autor, como su lugar de nacimiento, donde viviĂł o creo sus mejores obras, donde muriĂł y muchas otras mĂĄs. Navega por el mapa y selecciona los Iconos para saber la ubicaciĂłn exacta.

NO DEJES DE VER LOS SIGUIENTES ARTÍCULOS RELACIONADOS:

LAS MEJORES CITAS CÉLEBRES DE JOSÉ SARAMAGO EN TEXTO:

  1. ¿Qué clase de mundo es este que puede mandar måquinas a Marte, pero queda impasible ante la masacre de seres humanos?
  2. Simplemente se le acabĂł la vida por haber esperado demasiado.
  3. Ahora me gustarĂ­a que la vida me diese lo que nunca recuerdo haber tenido, el sabor que realmente tiene.
  4. Al fin y al cabo, caminantes somos y por el camino andamos. Todos, tanto sabios como los ignorantes.
  5. Al final de nuestras vidas descubrimos que la Ășnica condiciĂłn para vivir es la muerte.
  6. Al igual que el hĂĄbito no hace al monje, el cetro no hace al rey.
  7. Aquello que mĂĄs le cuesta a un hombre es reconocer sus debilidades y confesarlas.
  8. AsĂ­ sucede en las vidas, cuando creĂ­amos que nos habĂ­an quitado todo, descubrimos que todavĂ­a nos queda algo.
  9. BĂĄsicamente, todo lo que necesitamos para decir lo que somos y lo que estamos haciendo y la necesidad de dejar que se haga algo, porque esta vida no es eterna y dejar que las cosas pueden ser una forma de eternidad.
  10. Bien cierto es lo que dice el sabio, mientras no llega tu Ășltima hora, todo puede ocurrir, no desesperes.
  11. Buena verdad es que ni la juventud sabe lo que puede, ni la vejez puede lo que sabe.
  12. Cada segundo que pasa es una puerta hacia el futuro. Pero quizĂĄs sea mĂĄs acertado decir que el futuro es inmenso vacĂ­o del cual se nutre el eterno presente.
  13. Cada uno es para lo que nació. Así como el colibrí no puede soñar con el potente batir de las alas del albatros contra la violencia del viento ni con el majestuoso aletear del åguila real sobre los valles.
  14. Cada uno ve el mundo con los ojos que tiene, y los ojos ven lo que quieren, los ojos hacen la diversidad del mundo y fabrican maravillas, aunque sean de piedra, y las altas proas, aunque sean de ilusiĂłn.
  15. Conocí gente del pueblo engañada por una Iglesia tan cómplice como beneficiaria del poder del Estado y de los terratenientes latifundistas, gente permanentemente vigilada por la policía, gente que durante innumerables veces fue víctima inocente de las arbitrariedades de una justicia falsa.
  16. Creo que somos ciegos; ciegos que pueden ver, pero no miran.
  17. Cualquiera ve la diferencia entre un adiós y un hasta luego, y lo que yo vi fue un adiós

  18. CuĂĄntas veces precisamos la vida entera para cambiar de vida.
  19. Dicen que el tiempo cura las heridas, pero nadie ha vivido lo suficiente para probar dicha teorĂ­a.
  20. Disentir es uno de los derechos que le faltan a la DeclaraciĂłn de los Derechos Humanos.
  21. Dos debilidades no hacen una debilidad mayor, hacen una nueva fuerza.
  22. El barro es como las personas, necesita que lo traten bien.
  23. El bombardeo informĂĄtico y de la televisiĂłn nos ha rodeado de un ruido de fondo que nos impide pensar, dialogar y que las personas se encuentren frente a frente
  24. El caos no es mĂĄs que el orden esperando ser descifrado.
  25. El centro comercial es la nueva catedral de la sociedad actual.
  26. El destino nos espera siempre, por muy amargo que pueda llegar a ser, y eso siempre se sabe cuando es demasiado tarde para cambiar.
  27. El dinero no siempre tiene el mismo valor, al contrario de los hombres que siempre valen lo mismo, todo o nada.
  28. El escritor es sĂłlo un pobre diablo que trabaja.
  29. El hombre mĂĄs sabio que he conocido en toda mi vida no sabĂ­a leer ni escribir
  30. El humano es un ser que estå constantemente en construcción, pero también, y de manera paralela, siempre en un estado de destrucción.
  31. El menor de los males de nuestra civilizaciĂłn es la indiferencia y el mayor la violencia y ahora nos movemos inevitablemente entre ambos polos negativos.
  32. El mundo de cada uno es lo que ven sus ojos.
  33. El peor dolor no es el que se siente en el momento, sino el que se siente mĂĄs tarde cuando no hay nada que se pueda hacer.
  34. El principio. Puro engaño de inocentes y desprevenidos, el principio nunca ha sido la punta nítida y precisa de un hilo, el principio es un proceso lentísimo, demorado, que exige tiempo y paciencia para percibir en qué dirección quiere ir, que tantea el camino como un ciego, el principio es sólo el principio, lo hecho vale tanto como nada.
  35. El problema es que la derecha no necesita ningĂșn ideal para gobernar, mientras que la izquierda no puede gobernar sin ideales.
  36. El sentir humano es una especie de caleidoscopio inestable.
  37. El ser humano no recibiĂł el don de la palabra para ocultar sus pensamientos.
  38. El tiempo amigo mĂ­o, es un maestro de ceremonias que siempre acaba poniĂ©ndonos en el lugar que nos compete, vamos avanzando, parando y retrocediendo segĂșn sus Ăłrdenes, nuestro error es imaginar que podemos buscarle la vuelta.
  39. El trabajo que se hace soñando no deja obra hecha. Exactamente como en la vida despierta, trabajas, trabajas y trabajas, y un día despiertas de ese sueño o de esa pesadilla y te dicen que lo que has hecho no sirve para nada.
  40. El triunfo nunca ha sido un objetivo para mĂ­.
  41. En el mejor paño puede caer una mancha.
  42. En el paraĂ­so no se requiere dinero, en el infierno tampoco, en el purgatorio es donde se pagan las deudas con oraciones.
  43. En la falsa democracia mundial, el ciudadano estĂĄ a la deriva, sin la oportunidad de intervenir polĂ­tica y cambiar el mundo. En la actualidad, somos seres impotentes ante las instituciones democrĂĄticas de los cuales ni siquiera podemos conseguir cerca
  44. En nuestro interior hay algo que no tiene nombre, pero eso es lo que somos.
  45. Es con lo que es con lo que tenemos que vivir, no con lo que serĂ­a o podrĂ­a haber sido.
  46. Es el poder econĂłmico el que determina el poder polĂ­tico, por lo que los gobiernos se convierten en tĂ­teres polĂ­ticos del poder econĂłmico.
  47. Es una estupidez perder el presente sĂłlo por el miedo de no llegar a ganar el futuro.
  48. Espero morir como he vivido, respetĂĄndome a mĂ­ mismo como condiciĂłn para respetar a los demĂĄs y sin perder la idea de que el mundo debe ser otro y no esta cosa infame
  49. Estamos destruyendo el planeta y el egoĂ­smo de cada generaciĂłn no se molesta en preguntar cĂłmo va a vivir los que vienen despuĂ©s. Lo Ășnico que importa es el triunfo de hoy. Esto es lo que llamo la razĂłn de la ceguera.
  50. Estamos llegando al fin de una civilizaciĂłn, sin tiempo para reflexionar, en la que se ha impuesto una especie de impudor que nos ha llegado a convencer de que la privacidad no existe
  51. Haber sido despedido es lo mejor que me ha pasado en la vida. Me hizo pararme a reflexionar. Fue mi nacimiento como escritor.
  52. Hasta la propia ignorancia puede tener intuiciones proféticas.
  53. Hasta que un dĂ­a el futuro entendiĂł que ya era hora de manifestarse.
  54. Hasta una simple palabra sobra si es la vida la que estĂĄ cambiando.
  55. Hay cosas que conviene no decir delante de un viejo si no queremos que Ă©l se nos rĂ­a en la cara.
  56. Hay momentos en la vida, para que el cielo se abra es necesario que una puerta se cierre.
  57. Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histĂłrica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia.
  58. He aprendido a no tratar de convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonizaciĂłn de la otra.
  59. La calma de las aguas profundas, apariencia y nada mas.
  60. La democracia se ha convertido en un instrumento de dominio del poder econĂłmico y no tiene ninguna capacidad de controlar los abusos de este poder.
  61. La edad nos trae una buena cosa que es una cosa mala, nos calma, y las tentaciones, incluso las imperiosas, nos resultan menos urgentes.
  62. La hora de las verdades terminĂł. Vivimos en el momento de la mentira universal. Nunca se mintiĂł tanto. Vivimos una mentira todos los dĂ­as.
  63. La mĂĄs falsa de las mentiras es precisamente la que se sirve de verdad para la satisfacciĂłn y justificaciĂłn de sus vicios.
  64. La muerte es un proceso natural, casi inconsciente. Entraré en la nada y me disolveré en ella.
  65. La muerte estĂĄ presente cada dĂ­a de nuestras vidas. No es que ello me produzca una fascinaciĂłn morbosa, pero es una de las verdades de la vida.
  66. La naturaleza humana estå hecha de tan extraña manera, que hasta los mås sinceros y espontåneos movimientos del corazón pueden ser inoportunos en ciertas circunstancias.
  67. La vida se rĂ­e de las previsiones.
  68. La vida, parece una línea recta, pero no lo es. Construimos nuestras vidas en tan sólo un cinco por ciento, el resto se hace a través de los demås, porque vivimos con los demås y, a veces uno contra el otro. Pero este pequeño porcentaje, este cinco por ciento, es el resultado de la sinceridad con uno mismo.
  69. La vida, sin embargo, tiene muchas cartas en la baraja y no es infrecuente que las juegue cuando menos se espera.
  70. Las conciencias permanecen en silencio mĂĄs de lo que deberĂ­an.
  71. Las cosas funcional mal si les falta la caricia de la piel humana.
  72. Las energĂ­as vuelven siempre cuando la esperanza vuelve.
  73. Las personas nacen todos los días, sólo de ellas depende seguir viviendo el día de ayer o empezar de raíz y desde la cuna el día nuevo, hoy

  74. Lo que da verdadero sentido al encuentro es la bĂșsqueda y
 es preciso andar mucho para alcanzar lo que estĂĄ cerca.
  75. Los inocentes ya estĂĄn acostumbrados a pagar por los pecadores.
  76. Los momentos no avisan cuando vienen.
  77. Los sueños son como las personas, quizå parecidos pero nunca iguales.
  78. MĂĄs tarde o mĂĄs pronto las consecuencias caerĂĄn sobre nuestras cabezas, De eso, amigos, nadie escapa en este mundo.
  79. Me parece absurdo, Es absurdo, pero ya es hora de hacer algo absurdo en la vida.
  80. Mientras los pobres esperando el cielo estĂĄn en la tierra y en ella sufre, los ricos ya viven en el cielo estando en la tierra.
  81. No es malo tener una ilusiĂłn, lo malo es ilusionarse.
  82. No es que sea pesimista, es que el mundo es pésimo.
  83. No hay gran diferencia entre las cosas y las personas, tienen su vida, duran un tiempo, y al poco acaban, como todo en la vida.
  84. No sabemos lo que es ser infinitamente bueno. Sabemos lo que es ser relativamente buena. Y sabemos que no podemos ser bueno toda la vida y en todas las circunstancias. Nos hemos perdido mucho. Y luego reconsiderado, lo cual no quiere decir que reconocemos pĂșblicamente.
  85. No utilicemos términos que muy probablemente sólo nos perjudicarån en las alegaciones del juicio final.
  86. Nos faltan todavía muchas palabras para que comencemos a intentar decir quiénes somos y no siempre daremos con las que mejor lo expliquen.
  87. Nuestra Ășnica defensa contra la muerte es el amor.
  88. Nuestros hijos, al fin y al cabo, son tan buenos o tan malos como los demĂĄs.
  89. Nunca se puede tener demasiado cuidado con las palabras, ya que cambian de opiniĂłn igual de rĂĄpido que las personas.
  90. Para que los hombres se ciñan a la verdad, primero tendrån que conocer el error.
  91. Podemos huir de todo, pero no de nosotros mismos.
  92. Por mås espesas y negras que estén las nubes sobre nuestras cabezas, el cielo allå arriba estarå permanentemente azul.
  93. Qué difícil es separarse de aquello que hemos hecho, sea cosa o sueño, incluso cuando lo hemos destruido con nuestras propias manos.
  94. Se dice que el paisaje es un estado del alma, que el paisaje de fuera lo vemos con los ojos de dentro.
  95. Señales y avisos son fåciles de interpretar si estamos con los ojos abiertos.
  96. Ser comunista, socialista, o tener cualquier otra ideologĂ­a es una cuestiĂłn hormonal
  97. Si la literatura pudiera cambiar el mundo, ya lo habrĂ­a hecho
  98. Si quieres tener cosecha un dĂ­a, arremĂĄngate y siembra ahora.
  99. Si uno, para que otro le guste, tuviera que esperar a conocerlo, no le bastarĂ­a la vida entera.
  100. Sin embargo, el silencio tiene, si le damos tiempo, una virtud que aparentemente lo niega, la de obligar a hablar.
  101. Sólo los påjaros vuelan, y los ångeles, y los hombres cuando sueñan, pero en los sueños no hay firmeza.
  102. También el frío cuando nace es para todos, pero no todos reciben en la espalda la misma porción.
  103. Todo hombre sabe lo que tiene pero no sabe lo que eso vale.
  104. Todos los dĂ­as se comienzan cosas, pero, tarde o temprano, todas acaban.
  105. Tus preguntas son falsas si ya conoces las respuestas.
  106. Un hombre camina leguas y leguas durante una vida y de Ă©sas no aprovechĂł mĂĄs que fatiga y heridas en los pies, cuando no en el alma, y viene un dĂ­a en que da apenas seis pasos y encuentra lo que buscaba.
  107. Un hombre nunca sabe para qué estå guardado, qué parte del bien y del mal le espera.
  108. Vivimos otro presente, porque la tierra es la misma, desde luego, pero sus presentes van variando, unos son presentes pasados, otros presentes por llegar, es sencillo, cualquier persona puede entenderlo.
  109. Yo no escribo para agradar ni tampoco para desagradar. Escribo para desasosegar
  110. Yo no escribo por amor, sino por desasosiego; escribo porque no me gusta el mundo donde estoy viviendo.

Ultima actualización:  24 de febrero de 2019

Si te ha sido Ăștil compĂĄrtelo en tus redes sociales. Ayudaras y solo es un click en estos botones inferiores. ÂĄGracias!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continĂșa navegando estĂĄ dando su consentimiento para la aceptaciĂłn de las mencionadas cookies y la aceptaciĂłn de nuestra polĂ­tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaciĂłn. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Autores Siglo XX Las 110 mejores frases de José Saramago