La mejor selección de frases celebres de Julio César, el emperador romano las encontrarås aquí en imågenes y texto.

También tienes un resumen de su vida, biografía, curiosidades, vídeos, libros y películas.

En continua actualización para ofrecerte mås y mejor.  

Te dejo con las frases celebres en imĂĄgenes tras los datos del autor…

…mapa con sus lugares, las frases tambiĂ©n en texto, vĂ­deos y curiosidades, libros, pelĂ­culas etc

FRASES CELEBRES DE JULIO CESAR:

Que vas a encontrar aqui:

ÂżQUIEN FUE EL AUTOR?

Ser dirigente del Imperio Romano en el siglo I A. C

Nombre de Nacimiento:

Gaius Iulius Caesar

Fecha de Nacimiento:

El 12/13 de julio de 100 a. C.

Fecha de Fallecimiento:

El 15 de marzo de 44 a. C. (a los 55 años de edad)

Lugar de Nacimiento:

En Roma, Italia.

Lugar de Fallecimiento:

En Roma, Italia.

AQUÍ ESTÁN SELECCIONADAS

LAS MEJORES FRASES

DE JULIO CÉSAR:

LOS LUGARES PRINCIPALES EN LA VIDA DE JULIO CESAR:

Aqui encontraras marcados en el Google Maps las localizaciones mas importantes en la vida del autor, como su lugar de nacimiento, donde viviĂł o creo sus mejores obras, donde muriĂł y muchas otras mĂĄs. Navega por el mapa y selecciona los Iconos para saber la ubicaciĂłn.

Roma, Italia: Ciudad de nacimiento y fallecimiento.

LAS MEJORES FRASES CÉLEBRES DE JULIO CÉSAR EN TEXTO:

  • ÂĄQue caigan los dados!
  • ÂĄSenadores! La guerra ha terminado.
  • ÂĄVaro, devuĂ©lveme mis legiones!
  • ÂżPueden imaginar un sacrilegio mĂĄs terrible, que el que nuestra amada repĂșblica estĂ© en las manos de unos dementes?
  • ÂżQuĂ© muerte es la preferible por todos? La inesperada.
  • ÂżTĂș tambiĂ©n, Bruto, hijo mĂ­o?
  • Afortunados los hispanos para quienes beber es vivir.
  • Al final, es imposible no convertirse en lo que los demĂĄs creen que eres.
  • Alegraos con su perdĂłn, pero no olvidĂ©is lo que os digo, porque un dĂ­a ese joven de aspecto indolente e inofensivo causarĂĄ la ruina de vuestra causa. ÂĄHay muchos Marios en CĂ©sar!
  • Amo el nombre del honor, mĂĄs de lo que temo a la muerte.
  • Amo la traiciĂłn, pero odio al traidor.
  • Ante la inminencia del peligro, los hombres no acostumbrados a los trabajos, quedan consternados de tal modo que aceptan con paciencia todo lo que se les manda.
  • ApresĂșrate despacio.
  • Casissus tiene una mirada amarga y hambrienta; piensa demasiado: los hombres asĂ­ son peligrosos.
  • Como regla general, lo que estĂĄ lejos de la vista perturba las mentes de los hombres, mucho mĂĄs que aquello que pueden ver.
  • Como una regla, el hombre se preocupa mĂĄs por lo que no puede ver, que por lo que puede.
  • Con todo mi corazĂłn.
  • Creer es la esencia de la vida.
  • Cuando los tambores de guerra hayan alcanzado su punto mĂĄs crĂ­tico, la sangre hierva con odio y la mente estĂ© totalmente cerrada, el lĂ­der no tendrĂĄ la necesidad de apoderarse de los derechos de los ciudadanos.
  • De todas las maravillas que aĂșn he oĂ­do, me parece extraño que los hombres tengan miedo.
  • De todos estos, los Belgas son los mĂĄs fuertes.
  • Debemos ganar o morir.
  • DĂ©jame correr y lucharĂ© con cosas que todos piensan que son imposibles.
  • Dile a tu amo que en el CĂ©sar solo manda el CĂ©sar.
  • Divide y obtĂ©n el poder.
  • El CĂ©sar debe ser una bestia sin corazĂłn.
  • El CĂ©sar no hace mal, no sin causa.
  • El CĂ©sar saldrĂĄ adelante. Las cosas que me amenazan nunca han visto mĂĄs que mi espalda, cuando ellas ven la cara del CĂ©sar, desaparecen.
  • El enemigo mĂĄs grande siempre se esconderĂĄ en el Ășltimo lugar en el que buscarĂ­as.
  • EL hombre en general es rĂĄpido para creer lo que desearĂ­a que fuera cierto.
  • El mal que hacen los hombres vive despuĂ©s de ellos; el bien a menudo es enterrado con sus huesos.
  • El peligro sabe bien que el CĂ©sar es mĂĄs peligroso que Ă©l.
  • El que conquista dos veces es quien muestra misericordia a los conquistadores.
  • El valiente nunca saborea la muerte salvo una vez.
  • En el futuro recordarĂĄn que solo yo y nadie mĂĄs les ofreciĂł misericordia.
  • En el miedo extremo no hay piedad.
  • En extremo peligro el miedo no se compadece.
  • En la guerra los acontecimientos importantes son el resultado de causas triviales.
  • En la guerra, causas triviales producen acontecimientos trascendentales.
  • En la guerra, los eventos de importancia son el resultado de causas triviales.
  • En un mar tan lleno, ahora estamos a flote, y debemos seguir la corriente.
  • EncontrĂ© Roma una ciudad de ladrillos y la dejĂ© echa una ciudad de mĂĄrmol.
  • Era costumbre de los dioses de vez en cuando brindar prosperidad y una larga impunidad a los hombres a quienes tenĂ­an la intenciĂłn de castigar por sus crĂ­menes, para que en una vuelta de la suerte los hiciera sufrir mĂĄs.
  • Es excelente tener la fuerza de un gigante, pero es tirĂĄnico usarla como un gigante.
  • Es ley de guerra que los vencedores traten a los vencidos a su antojo.
  • Es mĂĄs fĂĄcil encontrar hombres dispuestos a morir, que encontrar a los que estĂĄn dispuestos a soportar el dolor con paciencia.
  • Es mejor crear que aprender. La creaciĂłn es la esencia de la vida.
  • Es mejor morir que vivir esperando la muerte.
  • Es mejor sufrir una vez que estar en un sufrimiento perpetuo.
  • Es un derecho de guerra para los conquistadores tratar como les plazca a aquellos a los que han conquistado.
  • Esta disputa entre ustedes debe terminar, Roma quiere que ambos estĂ©n en paz.
  • Estoy dispuesto a recurrir a lo que sea, a someterme a cualquier cosa, por el bien de todo el pueblo.
  • Existe una marea en los asuntos de los hombres que tomada en el diluvio conduce a la fortuna.
  • Galia es sometida.
  • He vivido lo suficiente para satisfacer a ambos, naturaleza y gloria.
  • He vivido lo suficiente, tanto en años como en logros.
  • Hombre de todas las mujeres y mujer de todos los hombres.
  • Hoy el enemigo habrĂ­a ganado, si hubiera tenido un comandante que fuese un ganador.
  • Incluso ahora podemos dar marcha atrĂĄs. Pero una vez que hayamos cruzado ese puente, todo deberĂĄ ser decidido por las armas.
  • La causa es: mi voluntad. No irĂ©. Eso es suficiente para satisfacer al senado.La costumbre es maestra de todas las cosas.
  • La diferencia entre una RepĂșblica y un Imperio es la lealtad del ejĂ©rcito.
  • La experiencia es la maestra de todas las cosas.
  • La Galia estĂĄ dividida en tres partes.
  • La muerte, un final necesario, vendrĂĄ cuando venga.
  • La mujer del CĂ©sar debe estar por encima de toda sospecha.
  • La suerte esta echada.
  • La suerte, que tiene un gran poder en varios asuntos, especialmente en la guerra, puede provocar grandes cambios en una situaciĂłn donde existan muy pocas fuerzas.
  • Las grandes cosas deben realizarse sin dudar, asĂ­ las posibles dificultades no serĂĄn capaces de detenerte.
  • LleguĂ©, vi y vencĂ­.
  • Llevas a CĂ©sar y a la fortuna de Julio CĂ©sar.
  • Llora por la destrucciĂłn y deja caer a los perros de guerra.
  • Lo que deseamos, lo creemos fĂĄcilmente, y lo que pensamos, imaginamos que otros piensan.
  • Los ciudadanos impulsados por el miedo y cegados por el patriotismo, ofrecerĂĄn todos su derechos al lĂ­der y lo harĂĄ con mucho gusto.
  • Los cobardes agonizan muchas veces antes de morir… Los valientes ni se enteran de su muerte.
  • Los cobardes mueren muchas veces antes de sus muertes reales.
  • Los dioses hacen esto en la vergĂŒenza de la cobardĂ­a.
  • Los hombres casi siempre creen fĂĄcilmente aquello que desean.
  • Los hombres creen gustosamente aquello que se acomoda a sus deseos.
  • Los hombres de buena gana creen en lo que desean.
  • Los hombres en algĂșn punto son maestros de su destino.
  • Los hombres tienden a creer aquello que les conviene.
  • Me encanta el nombre de honor, mĂĄs de lo que temo a la muerte.
  • Mientras sea capaz de subirse a un caballo ÂĄEs peligroso!
  • Muchos de ustedes hoy aquĂ­ lucharon contra mĂ­, muchos de ustedes desearon mi muerte, muchos de ustedes tal vez aun la desean.
  • Nada es mĂĄs fĂĄcil que censurar a los muertos.
  • Nada es tan difĂ­cil que no se pueda conseguir con fortaleza.
  • Nadie es tan valiente que no sea perturbado por algo inesperado.
  • No debemos tenerle miedo a nada, a lo Ășnico a lo que debemos temerle es al mismo miedo.
  • No existen trucos en la fe simple.
  • No guardo rencor y no busco venganza. Simplemente tengo esta demanda
 que se unan conmigo en la construcciĂłn de una nueva Roma, una Roma que ofrezca justicia, paz, y la tierra a todos sus ciudadanos, no solo de unos pocos privilegiados.
  • No ha aprendido la lecciĂłn de la vida aquel que cada dĂ­a no supera un miedo.
  • No me importa si me respetan, mientras me teman.
  • No son estos hombres bien alimentados y con pelo largo los que temo, sino el pĂĄlido y el hambriento.
  • Oigo un cĂĄntico, mĂĄs agudo que toda la mĂșsica, grita ÂĄCĂ©sar!
  • OpĂłngase a mĂ­ y Roma no los perdonarĂĄ una segunda vez.
  • Por lo general, los hombres creen fĂĄcilmente lo que desean.
  • Por norma, los hombres se preocupan mĂĄs de lo que no pueden ver que de lo que pueden.
  • Por un vicio congĂ©nito de nuestra naturaleza, sucede que todo lo insĂłlito y desconocido nos merece un crĂ©dito excesivo y nos atemoriza con mayor vehemencia.
  • Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.
  • Quienes estĂĄn alrededor de las figuras pĂșblicas ni siquiera deberĂ­an estar bajo sospecha.
  • Si fallo, es simplemente porque tengo demasiado orgullo y ambiciĂłn.
  • Si tienes que infringir la ley, hazlo para tomar el poder, si no es el caso, observa la ley.
  • Siempre he considerado la dignidad de la RepĂșblica de mayor importancia que la vida.
  • Sin entrenamiento, no existe el conocimiento. Sin conocimiento, no existe la confianza. Sin confianza, la victoria no existe.
  • SĂłlo es arrogancia si fallo.
  • Solo los cobardes son valientes con las mujeres.
  • Somos dos leones hechos camada en un dĂ­a, y yo, el mĂĄs antiguo y terrible.
  • Soy constante, como la estrella en el norte.
  • TambiĂ©n existen animales que se llaman alces
 tienen piernas sin articulaciones ni ligaduras, no se acuestan con el propĂłsito de descansar
 los ĂĄrboles le sirven de cama
 recostados solo un poco descansan.
  • Te poseo, África.
  • Toda Galia estĂĄ dividida en tres partes.
  • Todos los hombres que reflexionan sobre los asuntos controversiales deberĂ­an ser libres de odio, amistad, ira y pena.
  • Todos los malos precedentes comienzan como medidas justificadas.
  • Tu espĂ­ritu nunca se conformĂł con los estrechos confines que la naturaleza nos impone.
  • Únanse a mĂ­ para construir una nueva Roma, una Roma que ofrezca paz, justicia y tierra para todos sus ciudadanos, no solo los pocos privilegiados.
  • Vamos al sitio donde los dioses nos han mostrado el camino y la injusticia de nuestros enemigos nos llama.
  • Ven mi mano derecha, que Ă©ste oĂ­do es sordo y dime lo que verdaderamente piensas de Ă©l.
  • Vine, vi, vencĂ­.

Ultima actualización:  16 de febrero de 2019

Si te ha sido Ăștil compĂĄrtelo en tus redes sociales. Ayudaras y solo es un click en estos botones inferiores. ÂĄGracias!

Las 115 mejores frases célebres de Julio César.
5 (100%) 1 vote

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continĂșa navegando estĂĄ dando su consentimiento para la aceptaciĂłn de las mencionadas cookies y la aceptaciĂłn de nuestra polĂ­tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaciĂłn. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Autores de la antigĂŒedad Las 115 mejores frases cĂ©lebres de Julio CĂ©sar.